Archivo

Introducción

[Del bajo lat. archivum, archivo]. Local en que se custodian documentos públicos o particulares. Conjunto de estos documentos. Es una constante en la historia de España que la inquietud por los archivos haya coincidido con las épocas más notables de la reorganización política del país. La primera noticia, claramente documentada, que se tiene en España de la existencia de una archivo público, se refiere al Archivo Real de Aragón, más tarde Archivo de la Corona de Aragón, datado en la segunda mitad del s. XII, justamente cuando dicho reino recibió el gran impulso que supuso el advenimiento de la casa de Barcelona y su reunión política con ese condado. Otro momento importante para la historia política española y para la organización administrativa del Estado fue la llegada de la dinastía austríaca al trono de los reinos hispánicos. Fue éste el momento del nacimiento en Simancas del Archivo Real de Castilla, elemento importante para la organización administrativa de la Corona castellana que hoy aparece como un testimonio de valor incalculable para la historia de esa época.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Creaci\u00f3n_y_conservaci\u00f3n"},{"sortkey":"","*":"Ling\u00fc\u00edstica_y_filolog\u00eda"},{"sortkey":"","*":"Literatura_y_lenguas"},{"sortkey":"","*":"Derecho"},{"sortkey":"","*":"Ciencias_sociales"},{"sortkey":"","*":"Historia_y_pol\u00edtica"}],"links":[{"ns":0,"exists":"","*":"Academia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Academia General Militar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Acetato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aduanas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Agricultura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Agustinos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Al-Mansur"},{"ns":0,"exists":"","*":"Albacete"},{"ns":0,"exists":"","*":"Albelda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alcal\u00e1 de Henares"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alfonso II"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alfonso VIII de Castilla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alfonso X"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alfonso XI"},{"ns":0,"exists":"","*":"Alfonso XIII"},{"ns":0,"exists":"","*":"Antiguo R\u00e9gimen"},{"ns":0,"exists":"","*":"Aranjuez"},{"ns":0,"exists":"","*":"Archivum"},{"ns":0,"exists":"","*":"Arquitectura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Astorga"},{"ns":0,"exists":"","*":"Audiencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ayuntamiento"},{"ns":0,"exists":"","*":"Banco de Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Barbastro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Barcelona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Benedictinas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Benedictinos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Biblioteca Nacional"},{"ns":0,"exists":"","*":"Bofarull"},{"ns":0,"exists":"","*":"Buen Suceso"},{"ns":0,"exists":"","*":"Burgo de Osma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Calatayud"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00e1mara de Castilla"},{"ns":0,"exists":"","*":"C\u00e1mara de Comptos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Capellanes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cardenal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carlos III de Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Carlos IV"},{"ns":0,"exists":"","*":"Casa Real"},{"ns":0,"exists":"","*":"Castellvell"},{"ns":0,"exists":"","*":"Castillo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Catedral"},{"ns":0,"exists":"","*":"Censura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ciudadela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colegiata"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colegiata de San Isidoro de Le\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Colegio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comercio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comisario"},{"ns":0,"exists":"","*":"Compa\u00f1\u00eda Espa\u00f1ola de Petr\u00f3leos, S.A. (Cepsa)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunidad aut\u00f3noma"},{"ns":0,"exists":"","*":"Comunismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Concejo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Concilio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Conferencia Episcopal Espa\u00f1ola"},{"ns":0,"exists":"","*":"Consejo de Arag\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Consejo de Cruzada"},{"ns":0,"exists":"","*":"Consejo de Estado"},{"ns":0,"exists":"","*":"Consejo Real"},{"ns":0,"exists":"","*":"Consejo Superior de Investigaciones Cient\u00edficas (CSIC)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Consumo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Contrabando"},{"ns":0,"exists":"","*":"Corona de Arag\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cortes de C\u00e1diz"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cortes de Madrid"},{"ns":0,"exists":"","*":"Cuarteles"},{"ns":0,"exists":"","*":"Decretos de Nueva Planta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Defensa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Derecho"},{"ns":0,"exists":"","*":"Deuda P\u00fablica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diego Mart\u00ednez Barrio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Diezmo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Divisi\u00f3n Azul"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ej\u00e9rcito del Aire"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ej\u00e9rcito de Tierra"},{"ns":0,"exists":"","*":"El Escorial"},{"ns":0,"exists":"","*":"El Pardo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Empresa Nacional de Petr\u00f3leo, S.A. (Enpetrol)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Enrique Fernando Fl\u00f3rez de Seti\u00e9n y Huidobro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ervigio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escribano"},{"ns":0,"exists":"","*":"Escuela Superior de Diplom\u00e1tica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Estancias"},{"ns":0,"exists":"","*":"Farmacia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Felipe IV"},{"ns":0,"exists":"","*":"Felipe V"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fernando VI"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fernando VII"},{"ns":0,"exists":"","*":"Filmoteca Espa\u00f1ola"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Franciscanos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco de Mora"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco de Saavedra y Sangronis"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco de Silos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco Franco Bahamonde"},{"ns":0,"exists":"","*":"Francisco Jim\u00e9nez de Cisneros"},{"ns":0,"exists":"","*":"Fructuoso Gelabert i Badiella"},{"ns":0,"exists":"","*":"F\u00fatbol Club Barcelona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Galicia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Girona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Granada"},{"ns":0,"exists":"","*":"Gran Enciclopedia de Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guadalajara"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guardia Civil"},{"ns":0,"exists":"","*":"Guerra de la Independencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hacienda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hacienda P\u00fablica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Herrera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Hispania"},{"ns":0,"exists":"","*":"Iglesia Cat\u00f3lica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ildefonso"},{"ns":0,"exists":"","*":"Indias"},{"ns":0,"exists":"","*":"Industria"},{"ns":0,"exists":"","*":"Infante"},{"ns":0,"exists":"","*":"Infantes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ingenieros"},{"ns":0,"exists":"","*":"Inquisici\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Instituto Amatller de Arte Hisp\u00e1nico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Intendencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Isaac Peral y Caballero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Isabel II"},{"ns":0,"exists":"","*":"Itinerarios"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jaime I"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jer\u00f3nimo Zurita"},{"ns":0,"exists":"","*":"Joaqu\u00edn Ruiz-Gim\u00e9nez Cort\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Jos\u00e9 I Bonaparte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Bautista Mu\u00f1oz"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Bravo Murillo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Carlos I"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan de Herrera"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan de Palafox y Mendoza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Juan Ram\u00f3n Jim\u00e9nez Mantec\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Las Palmas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Las Partidas"},{"ns":0,"exists":"","*":"La Oliva"},{"ns":0,"exists":"","*":"La Seu d'Urgell"},{"ns":0,"exists":"","*":"Louis Gabriel Suchet"},{"ns":0,"exists":"","*":"Lucas Cintora"},{"ns":0,"exists":"","*":"Maestre"},{"ns":0,"exists":"","*":"Magistratura"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mallorca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Marruecos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Matrimonio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mayorazgo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medicina"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medinaceli"},{"ns":0,"exists":"","*":"Medina de Rioseco"},{"ns":0,"exists":"","*":"Mercader"},{"ns":0,"exists":"","*":"Milicia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Militar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Millar\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministerio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministerio de Defensa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministerio de Hacienda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministerio de Informaci\u00f3n y Turismo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministerio de la Gobernaci\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministerio de Ultramar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ministro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Misiones"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monistrol"},{"ns":0,"exists":"","*":"Montesa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Montjuich"},{"ns":0,"exists":"","*":"Monumenta"},{"ns":0,"exists":"","*":"Morella"},{"ns":0,"exists":"","*":"Municipio"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nobleza"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nuestra Se\u00f1ora de Atocha"},{"ns":0,"exists":"","*":"Nueva Espa\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"Obarenes"},{"ns":0,"exists":"","*":"Obras p\u00fablicas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Oficios"},{"ns":0,"exists":"","*":"\u00d3rdenes militares"},{"ns":0,"exists":"","*":"Orden del Santo Sepulcro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Orden de Santiago"},{"ns":0,"exists":"","*":"Orihuela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Orreaga"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palacio de la Zarzuela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palacio Real de Madrid"},{"ns":0,"exists":"","*":"Palma de Mallorca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Parroquia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Patronato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Patronato Real"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pedro Pablo Abarca de Bolea y Xim\u00e9nez de Urrea, X conde de Aranda"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pergamino"},{"ns":0,"exists":"","*":"Pirineos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Portugal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Princesa"},{"ns":0,"exists":"","*":"Priorato"},{"ns":0,"exists":"","*":"Propiedad intelectual"},{"ns":0,"exists":"","*":"Protecci\u00f3n Civil"},{"ns":0,"exists":"","*":"Protonotario"},{"ns":0,"exists":"","*":"Provincia de Ciudad Real"},{"ns":0,"exists":"","*":"Puerto Rico"},{"ns":0,"exists":"","*":"Radiotelevisi\u00f3n Espa\u00f1ola (RTVE)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Radio Nacional de Espa\u00f1a (RNE)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reconquista"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reino de Galicia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reino de Mallorca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reino de Valencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reino Unido de Gran Breta\u00f1a e Irlanda del Norte"},{"ns":0,"exists":"","*":"Reyes Cat\u00f3licos"},{"ns":0,"exists":"","*":"Salamanca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santander"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago de Chile"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago de Compostela"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santiago Ram\u00f3n y Cajal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Santo Domingo de Silos"},{"ns":0,"exists":"","*":"San Fernando de Henares"},{"ns":0,"exists":"","*":"San Juan de la Pe\u00f1a"},{"ns":0,"exists":"","*":"San Mill\u00e1n de la Cogolla"},{"ns":0,"exists":"","*":"Segunda Rep\u00fablica"},{"ns":0,"exists":"","*":"Seminario"},{"ns":0,"exists":"","*":"Seminario de Nobles"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sentmenat"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sidi Ifni"},{"ns":0,"exists":"","*":"Simancas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Sol\u00e1n de Cabras"},{"ns":0,"exists":"","*":"Superintendente"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tarragona"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tenerife"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tois\u00f3n de Oro"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tom\u00e1s Mu\u00f1oz y Romero"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tordesillas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tribunal"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tribunal de Cuentas"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tribunal Supremo"},{"ns":0,"exists":"","*":"Tulebras"},{"ns":0,"exists":"","*":"Ultramar"},{"ns":0,"exists":"","*":"Uni\u00f3n de Rep\u00fablicas Socialistas Sovi\u00e9ticas (URSS)"},{"ns":0,"exists":"","*":"Universidad"},{"ns":0,"exists":"","*":"Universidad Pontificia de Salamanca"},{"ns":0,"exists":"","*":"Valencia"},{"ns":0,"exists":"","*":"Valladolid"},{"ns":0,"exists":"","*":"Vernacci"},{"ns":0,"exists":"","*":"Villaviciosa de Od\u00f3n"},{"ns":0,"exists":"","*":"Viso del Marqu\u00e9s"},{"ns":0,"exists":"","*":"William Robertson"},{"ns":0,"exists":"","*":"Zaragoza"},{"ns":0,"*":"Comunidad Aut\u00f3noma"},{"ns":0,"*":"Pedro IV"},{"ns":0,"*":"Obras P\u00fablicas"},{"ns":0,"*":"Propiedad Intelectual"},{"ns":0,"*":"Enrique IV"},{"ns":0,"*":"\u00d3rdenes Militares"},{"ns":0,"*":"Millares"}],"images":["Igee_0001_0002_0_img2133.jpg","Igee_0001_0002_0_img2134.jpg","Igee_0001_0002_0_img2135.jpg","Igee_0001_0002_0_img2136.jpg","Igee_0001_0002_0_img2137.jpg","Igee_0001_0002_0_img2138.jpg","Igee_0001_0002_0_img2139.jpg","Igee_0001_0002_0_img2140.jpg","Igee_0001_0002_0_img2141.jpg","Igee_0001_0002_0_img2142.jpg","Igee_0001_0002_0_img2143.jpg"],"externallinks":[],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Introducci\u00f3n","number":"1","index":"1","fromtitle":"Archivo","byteoffset":138,"anchor":"Introducci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos hist\u00f3ricos","number":"2","index":"2","fromtitle":"Archivo","byteoffset":9905,"anchor":"Archivos_hist.C3.B3ricos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos administrativos","number":"3","index":"3","fromtitle":"Archivo","byteoffset":10990,"anchor":"Archivos_administrativos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos intermedios","number":"4","index":"4","fromtitle":"Archivo","byteoffset":11984,"anchor":"Archivos_intermedios"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Fondos especiales","number":"5","index":"5","fromtitle":"Archivo","byteoffset":13196,"anchor":"Fondos_especiales"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos cinematogr\u00e1ficos","number":"6","index":"6","fromtitle":"Archivo","byteoffset":13643,"anchor":"Archivos_cinematogr.C3.A1ficos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos videofonogr\u00e1ficos","number":"7","index":"7","fromtitle":"Archivo","byteoffset":15566,"anchor":"Archivos_videofonogr.C3.A1ficos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos fotogr\u00e1ficos","number":"8","index":"8","fromtitle":"Archivo","byteoffset":15994,"anchor":"Archivos_fotogr.C3.A1ficos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivo de la Corona de Arag\u00f3n","number":"9","index":"9","fromtitle":"Archivo","byteoffset":17262,"anchor":"Archivo_de_la_Corona_de_Arag.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivo del Palacio Real de Madrid","number":"10","index":"10","fromtitle":"Archivo","byteoffset":27985,"anchor":"Archivo_del_Palacio_Real_de_Madrid"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Reinados","number":"10.1","index":"11","fromtitle":"Archivo","byteoffset":30063,"anchor":"Reinados"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Administrativa","number":"10.2","index":"12","fromtitle":"Archivo","byteoffset":33005,"anchor":"Administrativa"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Administraciones patrimoniales","number":"10.3","index":"13","fromtitle":"Archivo","byteoffset":35359,"anchor":"Administraciones_patrimoniales"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Patronatos reales","number":"10.4","index":"14","fromtitle":"Archivo","byteoffset":36060,"anchor":"Patronatos_reales"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Jur\u00eddica","number":"10.5","index":"15","fromtitle":"Archivo","byteoffset":37350,"anchor":"Jur.C3.ADdica"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Real Capilla","number":"10.6","index":"16","fromtitle":"Archivo","byteoffset":37629,"anchor":"Real_Capilla"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Reales caballerizas","number":"10.7","index":"17","fromtitle":"Archivo","byteoffset":38181,"anchor":"Reales_caballerizas"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Infante don gabriel","number":"10.8","index":"18","fromtitle":"Archivo","byteoffset":38327,"anchor":"Infante_don_gabriel"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Encomiendas","number":"10.9","index":"19","fromtitle":"Archivo","byteoffset":38616,"anchor":"Encomiendas"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Personal","number":"10.10","index":"20","fromtitle":"Archivo","byteoffset":38826,"anchor":"Personal"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Planos y dibujos","number":"10.11","index":"21","fromtitle":"Archivo","byteoffset":38970,"anchor":"Planos_y_dibujos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivo General de Administraci\u00f3n","number":"11","index":"22","fromtitle":"Archivo","byteoffset":39217,"anchor":"Archivo_General_de_Administraci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivo General de Indias","number":"12","index":"23","fromtitle":"Archivo","byteoffset":44646,"anchor":"Archivo_General_de_Indias"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivo General de Navarra","number":"13","index":"24","fromtitle":"Archivo","byteoffset":51951,"anchor":"Archivo_General_de_Navarra"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivo General de Simancas","number":"14","index":"25","fromtitle":"Archivo","byteoffset":53876,"anchor":"Archivo_General_de_Simancas"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivo Hist\u00f3rico Nacional","number":"15","index":"26","fromtitle":"Archivo","byteoffset":59617,"anchor":"Archivo_Hist.C3.B3rico_Nacional"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Fondos","number":"15.1","index":"27","fromtitle":"Archivo","byteoffset":66794,"anchor":"Fondos"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Secciones","number":"15.2","index":"28","fromtitle":"Archivo","byteoffset":68561,"anchor":"Secciones"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos eclesi\u00e1sticos","number":"16","index":"29","fromtitle":"Archivo","byteoffset":76225,"anchor":"Archivos_eclesi.C3.A1sticos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos militares","number":"17","index":"30","fromtitle":"Archivo","byteoffset":90890,"anchor":"Archivos_militares"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Ej\u00e9rcito de tierra","number":"17.1","index":"31","fromtitle":"Archivo","byteoffset":91354,"anchor":"Ej.C3.A9rcito_de_tierra"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Archivo central del servicio hist\u00f3rico militar","number":"17.2","index":"32","fromtitle":"Archivo","byteoffset":93558,"anchor":"Archivo_central_del_servicio_hist.C3.B3rico_militar"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Armada","number":"17.3","index":"33","fromtitle":"Archivo","byteoffset":95489,"anchor":"Armada"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Aviaci\u00f3n","number":"17.4","index":"34","fromtitle":"Archivo","byteoffset":97434,"anchor":"Aviaci.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Archivo hist\u00f3rico de la guardia civil","number":"17.5","index":"35","fromtitle":"Archivo","byteoffset":98860,"anchor":"Archivo_hist.C3.B3rico_de_la_guardia_civil"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Otros archivos y museos de inter\u00e9s militar","number":"17.6","index":"36","fromtitle":"Archivo","byteoffset":99929,"anchor":"Otros_archivos_y_museos_de_inter.C3.A9s_militar"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos municipales","number":"18","index":"37","fromtitle":"Archivo","byteoffset":100825,"anchor":"Archivos_municipales"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Archivos privados","number":"19","index":"38","fromtitle":"Archivo","byteoffset":107725,"anchor":"Archivos_privados"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Archivos familiares y personales","number":"19.1","index":"39","fromtitle":"Archivo","byteoffset":114600,"anchor":"Archivos_familiares_y_personales"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Archivos econ\u00f3micos","number":"19.2","index":"40","fromtitle":"Archivo","byteoffset":115210,"anchor":"Archivos_econ.C3.B3micos"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Archivos de asociaciones","number":"19.3","index":"41","fromtitle":"Archivo","byteoffset":116149,"anchor":"Archivos_de_asociaciones"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/1/13/Igee_0001_0002_0_img2133.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2133.jpg [1] => //img.mienciclo.com/thumb/0/0d/Igee_0001_0002_0_img2134.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2134.jpg [2] => //img.mienciclo.com/thumb/0/0f/Igee_0001_0002_0_img2135.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2135.jpg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/0/03/Igee_0001_0002_0_img2136.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2136.jpg [4] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5a/Igee_0001_0002_0_img2137.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2137.jpg [5] => //img.mienciclo.com/thumb/1/1f/Igee_0001_0002_0_img2138.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2138.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/1/1a/Igee_0001_0002_0_img2139.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2139.jpg [7] => //img.mienciclo.com/5/51/Igee_0001_0002_0_img2140.jpg [8] => //img.mienciclo.com/e/ef/Igee_0001_0002_0_img2141.jpg [9] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5a/Igee_0001_0002_0_img2142.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2142.jpg [10] => //img.mienciclo.com/thumb/6/6e/Igee_0001_0002_0_img2143.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2143.jpg ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Archivo [pageid] => 28275 [text] =>
Estatuto del Concilio Provincial (Archivo de la catedral de Segovia)

Introducción

[Del bajo lat. archivum, archivo]. Local en que se custodian documentos públicos o particulares. Conjunto de estos documentos. Es una constante en la historia de España que la inquietud por los archivos haya coincidido con las épocas más notables de la reorganización política del país. La primera noticia, claramente documentada, que se tiene en España de la existencia de una archivo público, se refiere al Archivo Real de Aragón, más tarde Archivo de la Corona de Aragón, datado en la segunda mitad del s. XII, justamente cuando dicho reino recibió el gran impulso que supuso el advenimiento de la casa de Barcelona y su reunión política con ese condado. Otro momento importante para la historia política española y para la organización administrativa del Estado fue la llegada de la dinastía austríaca al trono de los reinos hispánicos. Fue éste el momento del nacimiento en Simancas del Archivo Real de Castilla, elemento importante para la organización administrativa de la Corona castellana que hoy aparece como un testimonio de valor incalculable para la historia de esa época.

Durante la etapa borbónica el s. XVIII fue una centuria importante para la racionalización política que afectó de manera notable a uno de los elementos esenciales de la vida pública española: la administración de los territorios de Indias. Así en 1781 se creó en Sevilla el Archivo General de Indias como apoyo indispensable para la administración de aquellos territorios. En el s. XIX, época en la que se consolida el Estado contemporáneo, se crean las Cortes, que aunque con una denominación medieval nunca renunciarán ya a la estructura dada en Cádiz en 1812; los ministerios, cuya nueva organización hará olvidar definitivamente las secretarías de Despachos; el nuevo mapa provincial, la nueva Administración de Justicia, etc. Todas estas reformas político-administrativas repercutieron en la organización archivística. En 1858 se creó el Cuerpo Facultativo de Archiveros, pieza clave para la ejecución de una política de archivos. En 1861 se creó en Alcalá de Henares (Madrid) el Archivo Central de la Administración. En 1866 nació el Archivo Histórico Nacional (Madrid) con la voluntad política de salvar los testimonios de las instituciones desaparecidas por las reformas administrativas y las que el Estado había asimilado, producto de las leyes desamortizadoras.

Es rara desde entonces la disposición reguladora de la actividad de los órganos administrativos que no haga expresa referencia a los archivos. También abundan cada vez más las referencias al patrimonio documental español como la huella más directa de la actuación de un país en el pasado y en el presente y de sus proyectos de futuro. Así pues, los archivos son parte fundamental para la historia de cada institución y, desde luego, constituyen la memoria de las actuaciones de un pueblo a lo largo de su trayectoria histórica.

La definición que sobre archivo da el Dictionary of Archival Terminology, editado por el Consejo Internacional de Archivos, es la siguiente: “Archivo es el conjunto de documentos cualquiera que sea su fecha, su forma y su soporte material, producidos o recibidos por toda persona física o moral y por todo servicio u organismo público o privado en el ejercicio de su actividad”. Esta expresión recoge la mayor parte parte del pensamiento de los países europeos con tradición archivística, distinta de la de los países anglosajones que distinguen los archives o archivos de fondos que han dejado de tener vigencia administrativa, a los que en España se llama Archivos Históricos, de los records o archivos de utilización corriente, conocidos con el nombre de archivos administrativos. Esta definición da una idea del contenido del archivo, pero no la proyección de éste hacia la sociedad. La Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, sí que presenta una definición que hace referencia a lo dicho en la adoptada internacionalmente y además señala unas funciones que apuntan hacia la explotación de la documentación conservada en los archivos y con una clara finalidad investigadora. Dice literalmente: “Son archivos los conjuntos orgánicos de documentos, o la reunión de varios de ellos, reunidos por las personas jurídicas, públicas o privadas, en el ejercicio de sus actividades, al servicio de su utilización para la investigación, la cultura, la información y la gestión administrativa. Asimismo, conservan, ordenan y difunden para los fines anteriormente mencionados dichos conjuntos orgánicos”. Además esta definición oficial que ahora se tiene en España hace referencia a Europa y en muchos casos será importante tenerla en cuenta por la relevancia de la institución.

La clasificación de los archivos españoles antes de la creación de las Comunidades Autónomas era la siguiente: A. I- a) archivos dependientes del Ministerio de Cultura y organizados por el Cuerpo Facultativo de Archivos; b) archivos generales: Archivo de la Corona de Aragón, Archivo General de Simancas, Archivo General de Indias, Archivo Histórico Nacional, incluida la sección Guerra Civil (Salamanca), Archivo General de la Administración y Archivo General del Patrimonio Nacional. II- Archivos regionales: Archivo del Reino de Galicia, Archivo del Reino de Mallorca, Archivo del Reino de Valencia y Depósito Regional de Archivos de Cerve-ra. III- Archivos de distrito: Archivo de la Real Cnancillería de Granada y Archivo de la Real Cnancillería de Valladolid. IV- Archivos históricos provinciales: Existentes en todas las capitales de provincia, excepto en Granada, Sevilla, Barcelona, Valencia y Madrid. A ellos se unían cinco que no tenían tal condición pero conservaban documentación importante: los de Protocolos de Madrid y Oñate, los Históricos de Orihuela y Mahón y el Universitario de Santiago de Compostela. V- Archivos de la Administración central e institucional: archivos de los departamentos ministeriales y de las delegaciones provinciales. B. Archivos no adscritos al Ministerio de Cultura: los archivos militares, salvo el Archivo General de la Marina, y, parcialmente, los archivos de la Administración de Justicia, ya que únicamente estaba organizado por el Cuerpo Facultativo de Archivos el Tribunal Supremo y los archivos de las Audiencias Territoriales.

Este sistema archivístico español se completaba con otras redes de archivos independientes: los archivos de la Administración local (Diputaciones y Ayuntamientos) y los archivos privados, entre los que sobresalían, en cuanto a riqueza de fondos y organización, los de la Iglesia y algunos nobiliarios. El planteamiento de una nueva estructura política, sobre todo en lo que supone de descentralización del Estado, ha operado transformaciones lógicas en el sistema archivístico español. Ya no se puede hablar de un único sistema de archivos. Aparecen claramente diferenciados dos sistemas: el estatal y el autonómico, ambos integrados en el Sistema Nacional de Archivos Español. De acuerdo con el artículo 149.1.28 de la Constitución, que confiere al Estado entre las competencias exclusivas “la defensa del patrimonio cultural, artístico y monumental español” y, con la aplicación de los apartados correspondientes de la Ley de Patrimonio Histórico Español, en parte del Reglamento de los Archivos del Estado de 1901, en parte del Decreto de 1947 sobre Ordenación de los Archivos y Bibliotecas, y siempre en espera del próximo Reglamento que desarrollará la actual Ley del Patrimonio Histórico Español, son archivos de titularidad estatal en relación con su dependencia orgánica: 1) Archivos de carácter general, dependientes del Ministerio de Cultura, con funcionarios de los Cuerpos Facultativo y Ayudante del Estado; 2) Archivos de titularidad estatal cuya gestión ha sido transferida o puede ser transferida a la Comunidad Autónoma correspondiente; es el caso de los Archivos Históricos Provinciales y de los Archivos Regionales. Asimismo es necesario incluir en este grupo de gestión transferida el Archivo de la Real Chancillería de Granada y el Archivo del Reino de Galicia; 3) Archivos de la Administración central no adscritos al Ministerio de Cultura.

Para la transferencia de gestión de los archivos, por parte del Estado a las distintas Autonomías, los preceptos utilizados son los Reales Decretos de Transferencia a las comunidades autónomas, bastante uniformes en materia de archivos, y los convenios que en definición de los decretos anteriores se hayan concertado entre el Ministerio de Cultura y las Comunidades para regular la cesión de gestión. Como es lógico, el grado de transferencia de competencias en cada Comunidad Autónoma se refleja también en el punto de cesión de funciones y servicios en materia de archivos. La clasificación dada anteriormente a los archivos españoles es perfectamente válida en la actualidad, puesto que sirve el término establecido para su contenido y siguen ostentando esta denominación. Manteniendo aquellos conceptos y su denominación, se puede establecer otra basada en la distinción entre históricos, intermedios y administrativos y en una gradación según el territorio histórico o administrativo a que se referían o de que provenían sus fondos, independientemente de la Administración a la que estén adscritos. El dato diferencial para establecer estas agrupaciones es el tratamiento dado a la documentación conservada en los archivos de cada grupo.

Privilegio rodado de Alfonso XI (Archivo Municipal de Sevilla)

Archivos históricos

Son los que guardan fondos sin vigencia administrativa o legal y están al servicio de la investigación como testimonio de la historia: a) Generales: Archivo de la Corona de Aragón, General de Simancas, General de Indias, Archivo Histórico Nacional y Palacio Real de Madrid; b) Regionales: los de los reinos de Mallorca, Galicia, Valencia y Navarra; c) De distrito: los de los Tribunales de Justicia de la Real Chancillería de Valladolid y de la Real Chancillería de Granada; d) Provinciales: Archivos Históricos Provinciales; la base de este tipo de archivos son los protocolos notariales, razón por la que fueron creados en 1931; e) Archivos eclesiásticos: arzobispales, diocesanos, parroquiales y otras instituciones eclesiásticas; tienen también fondo de papeles actuales; f) Archivos militares: Archivo Militar de Segovia, Servicio Histórico Militar y otros centros con fondos de esta índole, y g) Archivos privados de contenido histórico, como los de algunas casas nobiliarias.

Archivos administrativos

Son los que mantienen fondos con plena actualidad para el trámite o la resolución administrativa o judicial, sujetos a consulta y obtención de datos por el propio organismo que los ha producido: a) Los de las Cortes, aunque tienen su Sección Histórica; b) Los de los ministerios, en sus dependencias centrales o periféricas; c) Los de Justicia: Tribunal Supremo, Audiencias Territoriales y Provinciales, Juzgados de Primera Instancia e Instrucción, Juzgados de Distrito y de Paz; d) Los de los organismos autónomos de adscripción estatal. Entre ellos destacan los de las universidades y otros centros docentes; e) Los de las Diputaciones Provinciales. Adscritos a las Comunidades Autónomas, todos ellos tienen sección histórica; f) Municipales: dependientes también de la Comunidad Autónoma correspondiente, muchos de ellos con importante fondo histórico; g) Los de servicios y empresas públicas, y h) Archivos privados de gestión administrativa actual.

Archivos intermedios

Definidos como aquéllos que conservan documentos con un nivel bajo o mínimo de consulta administrativa y que, a su vez, son ya útiles para la investigación. Son los depósitos que reciben la documentación procedente de los archivos centrales de los organismos que componen el sistema archivístico: a) Generales: el Archivo de la Administración Central en Alcalá de Henares y los Archivos Generales de las Comunidades Autónomas, y b) Provinciales: algunas de las secciones de los archivos históricos provinciales y algunas incluso de los archivos históricos generales (Corona de Aragón), regionales (Mallorca, Galicia, Valencia) o de distrito (Chancillería de Granada).

Estas agrupaciones no son del todo exactas, pues existen otros archivos que participan del carácter de administrativos, intermedios e históricos, como algunos depósitos centrales de ministerios, los de las Cortes, Tribunales, los de Diputaciones Provinciales y Ayuntamientos. Los archivos militares tienen sus archivos administrativos en las distintas dependencias del Ministerio de Defensa, pero también tienen sus depósitos exclusivamente formados por fondos históricos. [C.C.B.].

Fondos especiales

Además de los archivos españoles tradicionales con documentación sobre soporte de papel, pergamino y, más excepcionalmente, papiro, la evolución técnica de la información ha inventado nuevos materiales de soporte: el celuloide, la pasta de acetato, la banda magnética, el papel fotográfico, etc. A partir de éstos se clasifican varios tipos de archivos como los cinematográficos, videofonográficos y fotográficos.

Archivos cinematográficos

El principal depósito lo constituye el de la Filmoteca Española (antigua Filmoteca Nacional de España creada el 13-11-1953), dependiente de la Dirección General de Cinematografía del Ministerio de Cultura. De acuerdo con la Ley de 31-XII-1984 se fundó el Instituto de Cinematografía Española y de las Artes Audiovisuales, organismo autónomo en el que se integra la Filmoteca y su unidad archivística. Conserva 14.000 filmes (65% largometrajes y el resto cortometrajes) y más de 1.200 negativos de otras películas; también custodia los provenientes del Depósito Legal. La película más antigua conservada es La procesión de Sans, de Fructuoso Gelabert (1898). Existen varios fondos en las distintas filmotecas autonómicas. Los fondos de Noticiarios y Documentales Cinematográficos (NO-DO) pertenecen a la Filmoteca Española pero gestionados y conservados por el ente Radio Televisión Española (RTVE) por acuerdo de 30-IX-1982. Constan de 1.750 documentales y 4.016 noticiarios rodados entre 1943 y 1981, casi todos en 35 mm, que suman 70.000 latas. Además hay 69 documentales de la época de Alfonso XIII, la II República y la Guerra Civil; el más antiguo recoge unas escenas de Madrid en 1896 filmadas por el fotógrafo Promio por encargo de los hermanos Lumière. Televisión Española tiene el archivo de imágenes más importante de España. Existen otros archivos en los distintos centros de producción y en los canales privados. Entre los particulares destacan el de Antonio Tramullas en Jaca (Huesca), constituido por documentales de las tres primeras décadas del s. XX; José H. Gran de temática taurina, y Miguel Porter de cine antiguo catalán. Son importantes los de los tres cuarteles generales de las Fuerzas Armadas y el del Fútbol Club Barcelona.

Archivos videofonográficos

Destacan el Archivo Sonoro de Radio Nacional de España (RNE) con 78.000 discos (copias únicas sin contar las duplicadas) y 62.000 cintas (musicasettes y otras). RTVE posee 70.000 cintas de vídeo y 200.000 cajas que contienen los programas filmados. La Biblioteca Nacional (Madrid) custodia también los fondos provenientes del Depósito Legal.

Archivos fotográficos

Los dos conjuntos históricos más destacables los constituyen el fondo de la Biblioteca Nacional y el Archivo Laurent-Ruiz Vernacci (sobre España desde los inicios de la fotografía hasta principios del s. XX, de interés para el estudio del patrimonio histórico-artístico español), ambos dependientes del Ministerio de Cultura. El de la Biblioteca Nacional está integrado en la sección de Bellas Artes y posee las colecciones Castellano, Kaulak, Fernández Ardavín-Leonard Parish, de la Junta de Iconografía Nacional, de la Guerra Civil, etc. El Instituto Amatller de Arte Hispánico (Barcelona) guarda alrededor de 500.000 fotografías sobre el patrimonio artístico español, entre las que destaca el Archivo Mas. En Madrid el Instituto Ramón y Cajal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) custodia las fotografías realizadas por Santiago Ramón y Cajal (fundamentalmente autocromas estereoscópicas sobre placa de cristal). Las principales colecciones particulares se encuentran en Madrid y Barcelona; destacan los archivos de algunos fotógrafos profesionales, como el de Alfonso Sánchez Portela (Alfonso) y Gyenes.

Archivo de la Corona de Aragón

El archivo histórico de la Corona de Aragón surgió en el s. XVIII como consecuencia de las transformaciones políticas de la monarquía hispánica con el advenimiento de la dinastía borbónica y la desaparición de la entidad política que fue la Corona de Aragón. Como archivo real tiene sus orígenes en el escasamente documentado archivo condal. De este archivo y de la etapa anterior a la destrucción de Barcelona por Almanzor (986) se conservan once documentos. En realidad las escrituras de la época condal no contienen alusión alguna a un archivo, que no sería otra cosa que unas arcas depositadas en el propio palacio o en algún monasterio próximo. La primera mención clara del archivo es posterior a 1180. En un proceso entre Alfonso II el Casto y Pero de Lluçá ante la duda planteada sobre la autenticidad de unos documentos no fechados, el rey propuso presentar otros del mismo tipo de su archivo. Probablemente Alfonso se refería a un depósito documental ubicado en un palacio de Barcelona.

El archivo real fue, aun durante más de un siglo, un archivo disperso en diversos depósitos ubicados en diferentes territorios. Hubo documentos en el monasterio de Sijena (Huesca), en las casas del Temple de Zaragoza y Barcelona, en las del Hospital de Barcelona y, de forma esporádica, en otros lugares. Fue Jaime II quien, influenciado por la superior administración del reino de Sicilia que había regido entre 1285 y 1291, inició y concluyó la tarea de reunir toda la documentación en Barcelona y crear un archivo único. Jaime II dejó el archivo consolidado e instalado en dos estancias del palacio real: una con la documentación de la Cancillería y otra con la de la naciente magistratura del Maestre Racional que había importado de Sicilia. Los siguientes pasos se dieron en dos momentos del reinado de Pedro IV el Ceremonioso. El primero fue la creación de un responsable fijo del archivo. El 6-VII-1346, estando el rey en Poblet (Tarragona), ordena al escribano de la cancillería Pere Passeya que tenga domicilio fijo en Barcelona y que acuda diariamente al archivo y se responsabilice de la conservación y buen orden de los fondos. Es éste el primer nombramiento conocido de archivero de los reinos peninsulares.

El segundo paso fue el dictado de unas ordenanzas para el funcionamiento del archivo, dadas el 12-III-1384. En estas ordenanzas se encarga el responsable del depósito de la recogida y control del ingreso de documentos, intitular los registros en unos folios en pergamino que deberá poner al principio de los mismos, y preocuparse de la restauración de los registros en mal estado. Es importante destacar que el archivero fue ascendido de nivel administrativo y puesto bajo la dependencia directa del canciller, lo que le supuso una mayor autoridad para obligar a los secretarios y al protonotario, es decir, a las oficinas productoras, a entregar sus registros al archivo central. El cambio de dinastía, acaecido en 1412 con el advenimiento de los Trastámara, trajo consigo variaciones en el archivo real. Si para Jaime II el archivo debía ser para toda la Corona, pues únicas eran las instituciones inherentes a la monarquía, en el s. XV se inició una tendencia descentralizadora con la creación del Archivo de Valencia en 1419 por Alfonso V el Magnánimo adonde se remitirán los registros de la cancillería relativos a temas valencianos. Y como coetáneamente se crea el cargo de Maestre Racional de Valencia, ya no se rinden cuentas ante el General, con lo que deja de afluir a Barcelona la documentación de la administración económica. En 1461 se dictaron disposiciones similares para el reino de Aragón.

En el s. XVI se produjo otro cambio ligado a las transformaciones políticas de la Corona, la configuración de la monarquía hispánica se tradujo, sobre todo desde el reinado de Carlos I, en una centralización de la administración real en Castilla. Los territorios de su Corona de la antigua Corona de Aragón fueron gobernados por virreyes y la Administración central se organizó en Consejos. Ya en 1494 se había creado el de Aragón, que actuó como puente entre los territorios de su Corona y la administración central. En 1555 se creó el de Italia, que asumió las competencias del de Aragón para los territorios peninsulares italianos y el reino de Sicilia. Las transformaciones de la Administración significaron la escisión de la serie de registros de cancillería en dos conjuntos: el que recoge los documentos producidos a nombre del rey en el seno del Consejo de Aragón, y el que recoge los emanados de la administración virreinal en Barcelona. Los registros reales y las causas substanciadas ante el Consejo fueron enviados con mayor o menor regularidad a Barcelona hasta los tiempos de Felipe II y Felipe III; a partir del reinado siguiente dejaron de enviarse. Ingresaron posteriormente con los fondos del Consejo remitidos desde el archivo de Simancas en 1852.

En el s. XVIII hubo profundas transformaciones políticas e institucionales en la Península. Tanto felipistas como austríacos se ocuparon de salvar la decadencia del archivo barcelonés. La Guerra de Sucesión (1701-1714) y los Decretos de Nueva Planta supusieron la desaparición de la Corona de Aragón como entidad política y el Archivo Real de Barcelona dejó de ser archivo administrativo y se convirtió en archivo histórico.

Documento de Martín el Humano conservado en el Archivo de la Corona de Aragón.

A partir de entonces se difundió el nombre de “Archivo de la Corona de Aragón” usado, por lo menos, desde 1731 y consolidado por el proyecto de Javier de Garma: reunir en un único depósito toda la documentación de los diversos archivos de la Corona. Los proyectos de Garma se encontraron con la oposición de intereses de los territorios que la habían integrado y no se realizó.

Durante la dilatada dirección de Garma (1740-1783) el archivo conoció un periodo de esplendor; en 1754 se dieron nuevas ordenanzas para su gobierno y se trasladó el archivo desde los locales tradicionales del Palacio Real –que había sido cedido a religiosas benedictinas por Felipe V en compensación de su convento, derruido para la construcción de la Ciudadela- al palacio de la Real Audiencia, institución que ocupaba el de la extinguida Generalidad. La operación se desarrolló entre 1770 y 1771.

En el Palacio de la Generalidad estuvieron los fondos hasta 1853, fecha en que pasaron al de los Virreyes de Cataluña. Este edificio había sido cedido también a las religiosas benedictinas, que lo desocuparon durante la década de 1830. Bajo la dirección de Próspero de Bofarull (1814-1844) se logró la cesión del palacio, pero no pudo ser ocupado hasta años más tarde. Fue su hijo y sucesor, Manuel de Bofarull, quien realizó el traslado en 1853. Próspero de Bofarull tomó de Garma dos ideas: la apertura de la institución al salvamento de fondos documentales de la antigua Corona de Aragón y los producidos en Cataluña en el siglo anterior y la difusión máxima de sus fondos documentales, realizada, básicamente, a través de una política de edición de fuentes. Fue la Colección de Documentos Inéditos del Archivo de la Corona de Aragón conservada hasta nuestros días. El resultado de la apertura de Bofarull y la consiguiente política de concentración de fondos históricos es el actual Archivo. Los fondos documentales se encuentran estructurados en nueve secciones que recogen la documentación producida por las administraciones centrales de la Corona y del principado de Cataluña: a) Cancillería. Antiguo Archivo Real de Barcelona cuya historia se ha expuesto en líneas anteriores; b) Congreso Supremo de Aragón. Fondos ingresados en 1852 procedentes del Archivo General de Simancas; c) Real Audiencia. Fondos de la Audiencia Política borbónica y fondos judiciales. Se ha incorporado el de la Audiencia Territorial de Barcelona; d) Real Patrimonio. Fondos de la Bailía General de Cataluña, del Maestre Racional y de la Intendencia General borbónica; e) Generalidad. Fondos de la Diputació del General de Cataluña y del Brazo Militar del Principado; f) Órdenes religiosas y militares. Fondos de tipo monástico y conventual procedentes de la desamortización de los bienes eclesiásticos a raíz de los decretos de Desamortización (s. XIX); g) Fondos notariales. Protocolos de algunos distritos de la provincia de Barcelona ingresados en 1939, procedentes del Servicio de Recuperación Bibliográfica y Documental; h) Hacienda. Documentación transferida al Centro por la Delegación Provincial de Hacienda de Barcelona; i) Diversos. Destacan algunos fondos institucionales como los de la Gobernación General de Cataluña, de la Junta Superior de Cataluña, de la Dominación Napoleónica y de las Comandancias de Ingenieros de Cataluña. Son de gran importancia los fondos patrimoniales depositados por algunas casas nobiliarias de Cataluña y de Aragón: Sástago, Monistrol, Sentmenat, Montoliu, Queralt, Castellvell, etc. Debe referirse, también, la existencia de dos importantes bibliotecas monásticas: la de los monasterios de Ripoll y Sant Cugat. La sede del Archivo de la Corona de Aragón, antiguo Palacio Real, fue declarada Monumento Histórico-Artístico el 3-VI-1931. Actualmente se estudia el traslado de este archivo a otro edificio más amplio y mejor dotado. [R.C.D.]

Biblioteca de El Escorial (Madrid)

Aparte de la documentación conservada en el archivo barcelonés existen otros fondos dispersos sobre los reinos y estados integrantes de la Corona de Aragón. Los archivos más significativos en España son: el de la Diputación de Zaragoza (provenientes de los salvados tras el incendio del Palacio de la Diputación del Reino durante los Sitios de la ciudad), el del Reino de Valencia (Valencia) y el del Reino de Mallorca (en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca). También tienen interés los fondos del Archivo Histórico Nacional (Madrid) y del General de Simancas (Valladolid). Toda la documentación se complementa con la custodia en otros países, antiguas posesiones de la Corona, como por ejemplo el archivo de Nápoles (Italia).

Archivo del Palacio Real de Madrid

Su fundación se debe a la iniciativa de José Bonaparte primero, y de Fernando VII después. Del primero surgió la idea de reunir en un sólo establecimiento toda la documentación de la Casa Real y la que procedía de las administraciones patrimoniales, aunque su efímero paso por la Corte española le impidió realizar el proyecto. Fernando VII, a su regreso de Valencay (Francia), lo puso en marcha con la idea de separar los gastos de la Real Familia de los de la Hacienda Pública, hasta ese momento confundidos. El antecedente hay que buscarlo en los archivos particulares que se custodiaban en las antiguas oficinas del Contralor y del Grefier como dependencias propias de la Real Casa, y de las antiguas secretarías de Despacho, que dentro del gobierno entendían en los asuntos de la administración de la Casa Real. Por primera vez aparece la voz “archivos de la Corona” en el Decreto de 23-IX-1808, por el que se nombra un Intendente General que, entre otras funciones, debe encargarse de los depósitos de papel que se guardaban en las diferentes dependencias para formar con ellos dicho “archivo de la Corona”.

Por una Real Orden de 19-VII-1814, Fernando VII manda que se instale el archivo en un lugar permanente; para ello escogió una de las piezas que entonces ocupaba la compañía de Guardias Españolas, en el ángulo NO. de la plaza de armas, conocido como “arcos nuevos”, edificio anejo e independiente al Palacio Real, donde continúa en la actualidad. El archivo, además de tener un carácter eminentemente histórico, es también un archivo intermedio, ya que de forma periódica y a través de los diferentes negociados del Patrimonio Nacional y del Palacio de la Zarzuela, se van incrementando los fondos del mismo. En la actualidad cuenta con tres plantas de depósito documental, diez km de estanterías y aproximadamente noventa millones de expedientes. Está organizado por secciones atendiendo al origen de sus fondos. Éstas son:

Reinados

Núcleo primordial del archivo. Recoge toda la documentación de los diferentes reinados y formas de gobierno desde Felipe II hasta Juan Carlos I. Entre la documentación están, por ejemplo, los expedientes relativos a amas de lactancia, damas de la reina, gentilhombres, bodas reales, contratos matrimoniales, entregas, embarazos, partos, enfermedades, fallecimientos, entierros, lutos, correspondencia, convocatoria de Cortes, etiquetas palatinas, reglamentos, juras reales, documentación sobre grandes de España, diputación de la Grandeza, cobertura de grandes, tomas de almohada, condecoraciones y grandes cruces, Toisón de Oro, órdenes militares, declaraciones de guerra, sucesión de la Corona, testamentos, codicilos y testamentarías reales, tratados de paz, tutorías, tropas de la Real Casa, etc.

Es importante, en el reinado de Fernando VII, la documentación correspondiente a Archivo Reservado, fondo compuesto por 108 volúmenes encuadernados y dieciséis cajas de documentos sueltos, que en virtud de una Real Orden de 13-V-1842 fueron repartidos entre los archivos de Cortes, Gracia y Justicia y Palacio, atendiendo al carácter documental de los mismos. Los que quedaron en el archivo son los siguientes: copia legalizada de la causa de El Escorial; expediente sobre autos y prisión de Van-Halen; expedientes sobre Francisco Carbonell, Manuel Robles, Menacho y otros; proclamas, decretos y reales órdenes; exposición sobre la Junta Provisional; lista de masones, comuneros, etc.; itinerario del viaje de SS.MM. a Sevilla y Cádiz; Decreto de 1814 sobre Deuda Pública; clave de Gobierno Constitucional de 1823; código de Comercio de Anduino en 1870; minorías de la isla de Cuba de 1829; itinerarios de S.M. a Tarragona; memorias del Gobierno de Portugal; exposición de Anduino sobre situación política del Reino; expedientes sobre purificaciones; poesías de la reina María Amalia; correspondencia original de la reina María Luisa con Godoy y algunas cartas de Carlos IV; correspondencia de Godoy con Azara; convenios entre los reyes padres y Fernando VII y cartas del conde de Aranda.

En las dieciséis cajas de documentos los asuntos son muy variados: entre éstos hay noticias sobre los acontecimientos políticos anteriores a la entrada de Napoleón, informes, noticias y correspondencia sobre algunas rebeliones americanas, sobre la Guerra de la Independencia mejicana, noticias sobre Cuba y la intervención norteamericana, informe sobre los indios gachupines, papeles de los infantes Sebastián y Carlos María Isidro, de la princesa de Beira, de los sucesos de la Granja de 1832, del pronunciamiento militar de 1836, además de numerosa correspondencia original de diferentes generales, ministros, hombres de Estado, etc. De todo ello se cuenta con relaciones pormenorizadas.

Administrativa

Siguiendo la moda del s. XIX se incluyó en esta sección aquellos papeles, en principio, de carácter eminentemente administrativo y con una clasificación cronológica-alfabética. Es la más numerosa en cuanto al volumen documental y sus encabezamientos muy variados. Por ejemplo, aguas, con interesantes documentos sobre los diferentes viajes que surtían de ésta a Madrid, mantenimiento de las mismas, concesiones, mediciones, etc.; aduanas y consumos, donde se pueden estudiar los artículos que pasaban por las diferentes puertas de la capital con destino al consumo de la Casa Real, impuestos de éstos, gastos, coste de los mismos, etc.; bellas artes, desde 1562, con inventarios, gastos, encargos, contratos a artistas, compras de obras de arte, pinturas para el Museo, etc.; contabilidad, desde 1557 se pueden seguir a través de las cuentas generales o pormenorizadas la contabilidad y el gasto de la Casa Real; espectáculos, fiestas y juegos, con documentación que desde 1570 se refiere tanto a teatro y puesta en escena de diferentes comedias, como a juegos de pelota, ascensión de globos, toros, carreras de caballos, etc; inmuebles, donde se recoge la documentación de todas las casas que pertenecieron a la Corona, ordenados alfabéticamente; títulos de propiedad, con las compra-ventas, cesiones, registros, etc., de las posesiones del Real Patrimonio las siguientes: instrucción pública, recoge la documentación relacionada con las escuelas de palacio y otros centros oficiales o particulares que desde 1689 tuvieron relación con la Corona; inventarios, de los epígrafes más consultados, pues en él se encuentran las relaciones de bienes muebles, tanto generales como sectoriales, de todos los palacios y sitios reales; obras que reúnen los expedientes del gabinete de arquitectura en cuando a las construcciones, restauraciones, informes de arquitectos, nóminas a obreros, incidencias, etc., desde 1554; proveedores, que permite estudiar las compras que a particulares hacían los reyes, facturas, nombramientos, etc., todo ello ordenado alfabéticamente desde 1688; jornadas y viajes que agrupa toda la documentación de los traslados de los reyes, ya en viajes oficiales como en las diferentes jornadas, con los itinerarios, etiquetas, pago de mesillas, órdenes, festejos y actos, etc., desde 1560.

Administraciones patrimoniales

Dentro de esta sección se incluye todo lo relacionado con las administraciones dependientes del Real Patrimonio o los sitios reales, ya sean extinguidas, como las del Buen Retiro, Alcudia, Jarama, San Fernando de Henares, Real Casino, Solán de Cabras, Sacedón, bailía de Mallorca, Valencia o Cataluña, etc., como las aún existentes: la Granja de San Ildefonso, San Lorenzo de El Escorial, El Pardo, Aranjuez y Sevilla. El carácter de la documentación es muy parecido al de la sección administrativa antes descrita. Es interesante para el estudio de la vida y costumbres de esos lugares y su relación con los servicios centrales.

Patronatos reales

Recogen éstos las fundaciones hechas por los reyes, vinculándolas a la Real Casa. La documentación es la más antigua que se guarda en el archivo y de gran interés por la decisiva influencia que tuvieron estos monasterios y conventos. Figuran, contando patronatos pertenecientes a la Corona y excluyendo los no pertenecientes y que en alguna ocasión tuvieron que ver con la misma, ya que la documentación conservada es muy escasa, los siguientes: asilo-escuelas de párvulos de María Cristina (1893), colegio de doncellas nobles de Nuestra Señora de los Remedios de Toledo (1841), colegio de Nuestra Señora del Loreto (1611), convento de las Descalzas Reales (1572), convento de la Encarnación (1618), convento de Nuestra Señora de Atocha (1533), convento de Nuestra Señora de las Maravillas (1623), convento y colegio de Santa Isabel (1571), convento de Santo Tomás de Aquino (1572), iglesia y hospital del Buen Suceso (1256), iglesia y hospital de Nuestra Señora de Montserrat (1513), monasterio de las Huelgas y Hospital del Rey de Burgos (1223), monasterio de San Jerónimo el Real (1548), monasterio de San Lorenzo de El Escorial (1584) y monasterio de Santa Clara de Tordesillas(1316).

Jurídica

En esta sección tienen cabida los documentos procedentes del Bureo, juzgado privativo de la Real Casa y Junta Suprema de Apelaciones, más los protocolos del las Escribanías del citado Bureo y de la Junta de Obras y Bosques. Su antigüedad se remonta al s. XVII.

Real Capilla

Conforman esta sección bulas, breves, letras apostólicas, estatutos, reglamentos, cuentas, ofrendas, oratorios, relicario, patriarcado de Indias, pruebas de capellanes vicariato y castrense. A ella hay que añadir los 218 legajos con partituras musicales, en su mayoría originales e inéditas, de los grandes maestros de la música. Es interesante la colección de libros de bautismos, confirmaciones, matrimonios y defunciones de las personas reales y de cuantos actos se celebraron en Palacio o en los Sitios Reales desde 1647.

Reales caballerizas

Documentos sobre movimiento de ganado, carruajes, yeguada real, caballerizas de Córdoba y Nápoles, etc., desde 1561.

Infante don gabriel

Documentación de gran riqueza para el estudio del Priorato de San Juan de Jerusalén en los reinos de Castilla y León y del mayorazgo creado a favor del infante por el rey Carlos III, con documentación desde el s. XIII.

Encomiendas

Documentación desde 1531 que recoge las que les fueron encomendadas al infante Antonio Pascual y que son de gran interés para el estudio económico de cada una de ellas y de su entorno.

Personal

Expedientes de toda persona que desde Felipe II ha tenido algún cargo palatino o en sitios reales, ordenados alfabéticamente.

Planos y dibujos

En ella se recogen cinco mil planos y dibujos, en su mayoría originales, de los palacios y sitios reales, monumentos, obras públicas, etc., de sus construcciones, reparaciones, restauraciones, reformas, etc.

Archivo General de Administración

Archivo intermedio de la Administración Central del Estado. Sus fondos proceden de las transferencias que regularmente realizan los archivos centrales de cada organismo de la Administración Central de las series documentales cuyos valores administrativos han perdido la vigencia suficiente como para que las necesidades de gestión diaria de las oficinas productoras sean sólo esporádicas. Una vez prescritos los valores administrativos, las series documentales con valor histórico deberán ser transferidas al Archivo Histórico Nacional y las demás eliminadas previo dictamen de la Comisión Superior Calificadora de Documentos.

El Archivo General de la Administración (AGA) fue creado por el Decreto 914/1969 de 8 de mayo (BOE de 26-V-1969) “con la misión de recoger, seleccionar, conservar y disponer para información e investigación científica, los fondos documentales de la Administración Pública que carezcan de vigencia administrativa”. Su antecedente inmediato fue el Archivo General Central, creado por Real Decreto de 17-VII-1858, que tuvo su sede en el palacio arzobispal de Alcalá de Henares (Madrid) y cumplió una función muy semejante a la del archivo actual, hasta que en 1939 fue destruido por un incendio. El motivo de su creación, como se especifica en el Real Decreto de 1858, es que existiera en un lugar cercano a la Corte un archivo que pudiera seguir cumpliendo la función que hasta el momento realizaba el de Simancas, incapaz ya de seguir recibiendo documentación de la Administración Central por tener totalmente saturado su espacio físico.

Ocupa un terreno de unos 18.000 m2 de superficie, sobre los que se han edificado un total de 38.769 m2. El edificio, de ocho plantas, tiene forma de punta de flecha cuyas dos alas, formadas por muros ciegos levantados sobre pilastras, son la zona destinada a depósitos de documentación, con un total de 28.864 m2 y 275 km de estantería. El conjunto de los fondos que componen el archivo son: los procedentes de departamentos ministeriales y sus organismos autónomos; de la Administración de Justicia, de las instituciones político-administrativas del régimen del general Franco, de la administración colonial española en África y de empresas estatales o semiestatales.

En el primer grupo cabe distinguir, además de la Presidencia del Gobierno, los ministerios herederos de las Secretarías de Estado (Hacienda, Justicia, Interior, Asuntos Exteriores y Defensa) y los ministerios desgajados del primitivo de Fomento, que desde la segunda mitad del s. XIX han dado origen al resto de los departamentos que hoy componen la estructura de la Administración (Educación, Obras Públicas, Industria, Agricultura, Transportes, Cultura, etc.). El segundo grupo comprende, como organismos productores, el Tribunal Supremo, Audiencia Nacional, Audiencia Territorial de Madrid, Juzgados de la Instancia e Instrucción, Juzgados de lo Social y Tribunal Tutelar de Menores entre otros. Dentro del tercer grupo están incluidos todos los servicios centrales de los organismos representativos del régimen de Franco, como la Organización Sindical, la Sección Femenina, la Secretaría General del Movimiento, Medios de Comunicación Social del Estado y el Ministerio de Información y Turismo, del que se conserva, por ejemplo, toda la documentación sobre la censura.

En el cuarto grupo se incluye la documentación producida por la Administración española, tanto en los territorios del N. de África (Marruecos, Sidi Ifni, Sahara) como en Guinea. Dentro del último grupo están los fondos de empresa, como la Compañía Española de Petróleos, S. A. (CEPSA), los Mercados Centrales de Abastecimientos, S.A. (Mercasa), la Transmediterránea, la Empresa Auxiliar de la Industria Española, S.A. (AUXIESA), y la Empresa Nacional de Petróleos (ENPETROL). El ámbito cronológico al que corresponde la mayoría de los fondos es posterior a la Guerra Civil (1936-1939), aunque hay bastante documentación anterior e incluso del s. XIX que sólo por razones de falta de espacio del Archivo Histórico Nacional no ha podido ser transferida todavía.

El Archivo General de la Administración cubre las necesidades de información de dos tipos de usuarios muy diferentes: la Administración y los ciudadanos. De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 4° del Decreto 914/1969 de 8 de mayo, la documentación custodiada en el AGA debe estar en todo momento al servicio de la Administración, que podrá solicitar datos concretos, copias debidamente validadas e incluso los originales siempre que sea imprescindible. Del mismo modo los ciudadanos pueden solicitar información o copias validadas de cuantos documentos constituyan testimonio de sus derechos. Además los ciudadanos pueden consultar y reproducir, con fines de investigación, cualquier documento del Archivo, salvo los afectados por alguna restricción contenida en la legislación vigente (Ley de Secretos Oficiales, Ley de Patrimonio Histórico, Ley de Propiedad Intelectual, Ley Orgánica de Protección Civil del derecho al honor, la intimidad, personal y familiar y la propia imagen, y las leyes penales pertinentes). [M.C.V.]

Archivo General de Indias

La institución surgió por la necesidad historiográfica y administrativa de reunir los documentos necesarios para redactar una historia de América, iniciativa que partió de José de Gálvez en 1773. Había ido el camarista del Consejo de Indias al Archivo de Simancas con la intención de consultar papeles útiles para la beatificación de Juan de Palafox y Mendoza (1600-1659), obispo de Puebla (1640-1655). Gálvez quedó tan impresionado por el desorden que remitió un memorial al presidente del Consejo proponiéndole una ampliación del castillo de Simancas donde acoger la documentación indiana. La idea fue aceptada, aunque no llegó a realizarse porque en el ínterin se publicaron The History of the America (Mil) del escocés William Robertson y la Histoire philosophique et politique des établissements du commerce des européens dans les deux Indes, en las cuales se atacaba a la Inquisición y al régimen colonial español. Resulta curioso leer en Los Decenios o autobiografía de Francisco de Saavedra que la razón del veto a la obra de Robertson se debía a los elogios que hizo de Campomanes. Lo cierto es que se imponía contestar a Raynal y a Robertson y para ello interesaba reunir los documentos sobre América; mientras se estudiaba este proyecto se sucedieron diversos acontecimientos que influyeron en la creación del Archivo de Indias.

En 1778 Carlos III encargó a Fernando Martínez Huete que en su calidad de experto examinase en Sevilla y Cádiz la documentación existente sobre América, y comprobase si el edificio sevillano de la Casa Lonja reunía condiciones para albergar en él todos estos papeles. Ese mismo año Manuel Zuazo Yáñez, archivero del Consulado de Sevilla, había solicitado que los papeles de la Casa de la Contratación llevados a Cádiz regresaran a Sevilla. Como resultado de esta petición, en 1780 fueron solicitados informes y Martínez Huete contestó positivamente. Fue por todo ello por lo que José de Gálvez decidió en 1781 que el valenciano Juan Bautista Muñoz, que estaba obligado a desplazarse a Sevilla, pronunciara la última palabra informando sobre las condiciones sevillanas. Muñoz era el hombre responsable de escribir la historia de América que contestaría a Raynal y a Robertson. Muñoz, cosmógrafo mayor de Indias, en unión del superintendente Antonio Lara y Zúñiga –el primer director del Archivo en 1785– y los oficiales de la Mesa de Indiferente General, Antonio Amestoy, Francisco Cerdá y Fernando Martínez Huete, serían los realizadores de esta “empresa de la Ilustración” como la calificó José de la Peña y Cámara. En su libro (Guía del Archivo de Indias,1985) y en el artículo de Manuel Romero Tallafigo (”La fundación del Archivo General de Indias: fasto en la historia archivística europea”, en Archivo Hispalense,1985) se encuentran todas las noticias útiles para el conocimiento histórico de este proyecto.

Galera interior del Archivo General de Indias (Sevilla), declarado Bien Cultural del Patrimonio Mundial en 1987

Juan Bautista Muñoz le evidenció también a José de Gálvez la conveniencia de concentrar en un sólo depósito la documentación procedente de distintas instituciones metropolitanas y americanas sobre el Nuevo Mundo, dispersa en Valladolid, Madrid, Sevilla, Cádiz y América, teniendo en cuenta que Cuba pertenecía a España y que de allí vendrían materiales de la Capitanía General al lograr la isla su independencia. En Simancas se encontraban los papeles del Consejo de Indias; en Madrid, los de Contaduría, los últimos del Consejo y los de la Secretaría de la vía reservada; en Sevilla se custodiaban los de la Casa de la Contratación y los del Consulado; y en Cádiz estaban los procedentes de estos dos últimos organismos desde 1717. Había que escoger definitivamente una ciudad y un local idóneos. Gálvez, de acuerdo con las sugerencias e informes recibidos, estimó que Sevilla y su Casa Lonja eran esa ciudad y ese edificio (1781). Paralelamente a estos estudios y consideraciones, Juan Bautista Muñoz había estado reconociendo los archivos españoles con fondos sobre América. En Simancas realizó una intensa tarea entre 1781 y 1783 que le permitió reunir 95 volúmenes de copias y extractos, en parte hoy integrantes de la “Colección Muñoz” conservada en la Academia de la Historia.

Inmediatamente se comenzaron las obras de adaptación del edificio a cargo del arquitecto Lucas Cintora. Mediante una Real Orden se comisionó a Muñoz y a Miguel Maestre como responsables de las obras. La Casa Lonja se terminó hacia 1598 y su adaptación para Archivo de Indias en 1788. El personal estaba integrado por un director –superintendente de obras–, un archivero y cuatro oficiales. El primer cargo desapareció pronto al concluirse las tareas de adaptación. En septiembre partieron de Simancas dos expediciones de once y trece carretas con cajones llenos de papeles pertenecientes a las secciones de Simancas, Justicia y Patronato, que ingresaron en el edificio sevillano el 14-X-1785. Las remesas e ingresos continuaron en el decenio 1781-1790 planteando problemas de organización ya que los fondos procedían de distintos organismos. Los papeles de Contratación custodiados en Sevilla y Cádiz se incorporaron en 1786 y 1791, respectivamente. El Consejo envió en 1786 los de Contaduría, en 1788 los de la Secretaría del Perú, y en 1790 los de la Secretaría de la Nueva España y Escribanía de Cámara (Justicia). Ese mismo año se dictaron las Ordenanzas del Archivo.

Transcurrieron algunos años hasta que se prosiguió la incorporación de fondos: en 1822 llegaron de Cádiz los papeles de la Secretaría del Juzgado de Arribada y los de la Comisión de la Hacienda Pública. En 1827 se recibieron los de la Secretaría de Estado y del Despacho de Hacienda de Indias y el Consejo. De 1856 a 1871 ingresaron más fondos procedentes de Gracia y Justicia, Guerra y Dirección General de Ultramar, Correos, Estado y Ultramar. Tal cúmulo de materiales obligó a pensar en la planta baja del edificio, pues hasta el momento el archivo se había limitado a usar la planta alta. De esta forma se pudo dar cabida en 1903 a Papeles de Cádiz (Consulados de Cádiz y Sevilla), pero no a las partes de Escribanía de Cámara y de Ultramar que aún siguen en el Archivo Histórico Nacional mutilando a las secciones sevillanas de tal nombre. Para entonces era ya primer jefe del Archivo Pedro Torres Lanza, que lo fue hasta 1925. Todo el material que había entrado desde 1785 quedó clasificado en dieciséis secciones con un total de cerca de 40.000 legajos y más de 3.000 piezas de planos y mapas: Patronato, Contaduría, Contratación, Justicia, Gobierno (donde entran las catorce audiencias e Indiferente General), Escribanía de Cámara de Justicia, Secretaría del Juzgado de Arribadas, Correos, Estado, Ultramar, Papeles de Cuba, Consulados, Títulos de Castilla, Papeles de España, Tribunal de Cuentas y Mapas y Planos. El Archivo de Indias fue declarado Monumento Histórico-Artístico el 20-IV-1983. [F.M.P.]

Archivo General de Navarra

Depósito documental existente en Pamplona (Navarra) que contiene los archivos diplomáticos, de gobernación y contabilidad del antiguo reino de Navarra. Está formado por una sección dedicada a la Cámara de Comptos Reales que contiene el antiguo Archivo Real del s. XII y documentación económica; comprende unos 25.000 documentos, 558 volúmenes de registros que abarcan los años 1255 a 1522, más 51 volúmenes de mercedes reales dos libros del Patronato Real, legajos sueltos y otros documentos de comptos. Una sección integrada por el Archivo del Reino en la que se encuentra la documentación de las Cortes y la Diputación, así como legajos de negocios eclesiásticos, encomiendas, órdenes militares, cruzada, Inquisición y los apartados referentes a la dominación francesa y a las guerras carlistas. Otro apartado corresponde a la documentación del Consejo Real, de la que destaca la sección tercera, relativa a las causas civiles y criminales tramitadas entre 1498 y 1837.

Finalmente la sección eclesiástica comprende información sobre el clero secular y regular y, especialmente, de los conventos suprimidos en los ss. XVIII y XIX y de diversos monasterios navarros (Leire, Irache, Roncesvalles, La Oliva, Fitero, Iranzu y Tulebras), aragoneses (San Juan de la Peña, San Pedro de Siresa, Albelda y Veruela) y riojanos (San Millán de la Cogolla). Destacan por su interés los “Papeles de Moret”, tres volúmenes de notas de los que se sirvió el padre Moret para escribir Anales del reino de Navarra e Investigaciones. El Archivo General conserva también una importante colección de códices y los archivos de protocolos notariales de casi toda la provincia de Navarra.

Sello del rey Sancho el Fuerte de Navarra (Archivo General de Navarra, Pamplona)

Archivo General de Simancas

Ei Archivo de la Corona de Castilla fue creado por Carlos I en 1540 para reunir y guardar las escrituras de la Corona y sus reinos que estaban dispersas. Está instalado en una fortaleza construida en la segunda mitad del s. XV por Alonso Enríquez, almirante de Castilla, señor de Medina de Rioseco y de Simancas, en la villa de este nombre próxima a Valladolid. Para ello se habilitó, en uno de los torreones del castillo, una pequeña sala destinada a este fin. Felipe II impulsó su crecimiento y organización y dio en 1588 una detallada instrucción para su gobierno. La abundancia de papeles que fueron llegando hizo necesaria la realización de importantes obras de acondicionamiento de la fortaleza a su nuevo destino, que fueron dirigidas por los arquitectos reales Juan de Herrera y Francisco de Mora. Al finalizar el s. XVI y con él la vida de Felipe II, la existencia en Simancas del Archivo de la Corona de Castilla se había consolidado y, tanto por el volumen de los fondos en él recogidos como por las instalaciones que para conservarlos convenientemente se prepararon, ha llegado a ser un gran depósito documental.

A lo largo de los ss. XVII y XVIII y hasta el año 1852, se recibieron abundantes remesas de documentación. Los fondos conservados en el Archivo General de Simancas abarcan cronológicamente los ss. XV al XIX. Son escasos los correspondientes a los reinados de Juan II y de Enrique IV y especialmente importantes los del periodo de los Reyes Católicos y los de los dos siglos de los Austria. La mayor parte de la documentación que produjeron los Consejos se conservaba en Simancas. En 1785 se envió a Sevilla la procedente del Consejo de Indias, más de 3.000 legajos de los ss. XVI y XVII, que desde esa fecha están en el Archivo de Indias. La del Consejo de Aragón, constituida por unos 2.000 legajos y libros de los ss. XV y XVII, se llevó al Archivo de la Corona de Aragón de Barcelona en 1852. Y la del Consejo de la Suprema Inquisición –4.362 legajos y libros– al Archivo Histórico Nacional de Madrid en 1914.

Edificio del Archivo General de Simancas (Valladolid)

La documentación del s. XVIII es también muy abundante y está constituida por unos 30.000 legajos. En contraste con la de época anterior que sufrió las consecuencias de la estancia en la fortaleza de las tropas napoleónicas, la del s. XIX, ingresada en Simancas después de la Guerra de la Independencia (1808-1814), conserva generalmente el orden de procedencia y los documentos no han sufrido alteración dentro de los legajos.

Los documentos de Simancas están divididos en veintiocho secciones, la mayor parte de las cuales conserva el nombre del organismo que produjo los papeles. Las de Consejo Real, Cámara de Castilla y Registro del Sello de Corte permiten conocer la vida interna de Castilla desde los Reyes Católicos hasta el s. XVIII; la de Casa Real –Obras y Bosques, la de las personas reales y sus palacios–. La colección de documentos que constituye las secciones de Secretaría de Estado y de Secretarías Provinciales es fundamentalmente para estudiar la historia de Europa en esos siglos. En las de Guerra y Marina, Secretaría de Guerra y Secretaría de Marina se encuentran tratados todos los asuntos administrativos relacionados con el ejército y los conflictos bélicos de los ss. XVI, XVII y XVIII. La documentación económica de la Corona de Castilla de los ss. XV a XIX, con muy pocas excepciones, se conserva en este archivo constituyendo una masa documental muy compleja, equivalente en cuanto al número a la mitad de sus fondos.

Es la generada por los organismos directivos, contabilizadores y fiscalizadores de la Hacienda, entre ellos el Consejo y la Secretaría y Superintendencia de Hacienda, la Contaduría Mayor de Hacienda y la Contaduría Mayor de Cuentas. Concebido el Archivo como un gran depósito, al que se iban enviando los papeles cuando dejaban de tener utilidad en los organismos que los habían producido, estuvo durante tres siglos únicamente al servicio de la Administración, que acudía a él en busca de antecedentes para resolver determinados asuntos. Muy pronto, sin embargo, llamó la atención de algunos historiadores.

Ya en 1564 Antonio de Morales se interesó por algunos de sus manuscritos y poco después también lo hizo Jerónimo Zurita; Juan Bautista Muñoz estudió la documentación de Indias entre 1781 y 1783 (v. Archivo General de Indias). Pero fue necesaria, hasta el año 1844, una Real Orden que en cada caso permitiera el excepcional acceso a la documentación. A partir de esa fecha, momento de la llegada del historiador belga Louis Prósper Gachard, solamente se precisó una autorización de la Dirección General de Instrucción Pública y desde 1871 el permiso del jefe del Archivo. Con la creación del Cuerpo Facultativo de Archivos en 1858 comenzó un nuevo periodo en el que se facilitó notablemente a los estudiosos su tarea investigadora. La descripción de todos los fondos del Archivo se realizó por orden de Felipe IV, entre los años 1624-1630. Se redactaron inventarios que perdieron su utilidad tras el enorme trastorno ocasionado en los papeles por las tropas francesas. A partir de 1815 se trató de reorganizarlos y se elaboraron nuevos inventarios de la mayor parte de las secciones. Con el comienzo del s. XX se inició la publicación de catálogos de aquellas series documentales que han ido atrayendo particularmente el interés de los estudiosos. Actualmente cuenta con más de treinta en cincuenta volúmenes.

Archivo Histórico Nacional

Institución que hasta la creación del Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares (Madrid, D. de 8-V-1969), era el más moderno de los grandes archivos españoles. La decisión de crear un gran Archivo Histórico Nacional fue consecuencia de las reformas de la Administración Central del Estado ocurridas durante el s. XIX. Entre 1840 y 1850 es abundante la legislación generada por el Ministerio de Gracia y Justicia sobre la situación de los archivos del Estado. Estas disposiciones legales, que reflejan la inquietud de los responsables políticos del momento sobre la falta de una organización fundamental de los papeles producidos por una Administración Central en pleno cambio, determinaron que se establecieran las bases legales para una organización jerárquica de los establecimientos de los archivos del Ministerio de Gracia y Justicia (R. D. de 5-XI-1847). Junto a este Real Decreto se promulgaron otros por el Gobierno de Isabel II tendentes a subsanar las deficiencias que en ese momento sufrían los archivos del Estado, en los que se encontraban amontonadas ingentes masas documentales procedentes de ministerios y de otros organismos extinguidos –Consejos, Inquisición– como resultado de las reformas administrativas borbónicas; además esta documentación, inútil administrativamente, planteaba graves problemas para su conservación.

Sello de plomo de Alfonso VIII conservado en Archivo Histórico Nacional

Durante los años en que esta preocupación hacia los archivos se plasmó en las citadas disposiciones legales, también se encontraban en situación caótica los papeles recogidos por el Estado como consecuencia del cambio, en política hacendística, que significaron las leyes desamortizadoras que se habían llevado a cabo a partir de las Cortes de Cádiz y con especial incidencia durante el reinado de Isabel II. Esta documentación, procedente de las instituciones religiosas a las que afectaron dichas leyes, se encontraba depositada en el Ministerio de Hacienda y en sus delegaciones sin que sirvieran para ningún trámite administrativo. Ante el peligro que suponía esta situación para tan valiosos documentos la Academia de la Historia solicitó su custodia y conservación, con el propósito de organizaría mediante los procedimientos al uso en aquella época, es decir, la confección de índices; esta salvaguarda le fue concedida a la Academia en tiempos del ministro de Hacienda Juan Bravo Murillo, por R. O. de 26-VIII-1850.

Los académicos eran conscientes de la necesidad de contar con personal especializado para realizar una rigurosa organización de los fondos documentales. La Academia de la Historia se concretó en la creación de una Escuela Superior de Diplomática por R. D. de 7-X-1856. Este hecho fue el desencadenante de la aparición de organismos tan importantes para el desarrollo de los archivos como el Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios, la Junta Superior Directiva de Archivos y Bibliotecas y el Archivo Central de Alcalá de Henares, todos ellos creados por R. D. de 17-VII-1858. La Academia de la Historia, que seguía siendo responsable de la custodia y organización de los fondos en ella instalados, solicitó la creación de un nuevo archivo para albergar adecuadamente toda esta documentación y no enviarla a alguno de los grandes archivos ya existentes.

Finalmente, por R. D. de 28-III-1866, se creó el Archivo Histórico Nacional, y el 8 de abril del mismo año Tomás Muñoz y Romero, nombrado comisario regio del nuevo archivo, recibió las llaves del mismo y los documentos procedentes de los monasterios y conventos suprimidos. Así pues, la documentación fundacional de este gran archivo fue la recogida por la Academia de la Historia como consecuencia de la desamortización. Este archivo, de acuerdo con lo contenido en el Decreto de creación, nació con el único fin de poner a disposición de los investigadores los archivos incautados por el Estado. En su inicio el centro contaba con los escasos fondos documentales que le transfirió la academia y un exiguo mobiliario, todo ello instalado en los locales que le cedió, en su propio edificio, dicha institución. A partir de ese momento los esfuerzos de los directores que se han sucedido en el cargo han tendido a incrementar esta documentación inicial, muy lentamente al principio pues las instalaciones tampoco permitían otro ritmo, y con mayores ingresos en las siguientes etapas en las que el archivo ya tenía otra ubicación.

En 1896 fue trasladado al Palacio de Bibliotecas y Museos. Esta nueva instalación del archivo, junto con la dirección del mismo por Vicente Vignau y Ballester a partir de septiembre del mismo año, significaron un impulso definitivo para dichos fondos como gran archivo nacional, puesto que bajo la nueva dirección se reunían en este centro no sólo los documentos que se hallaban instalados hasta ese momento en la academia sino también los papeles producidos por la Adminitración central que se encontraban repartidos por las distintas dependencias de los ministerios, completamente inaccesibles para la investigación y con grave peligro para su conservación. Si en 1866 se puso en duda el calificativo de “nacional” por los profesionales más críticos, en 1908, año de la jubilación de Vignau, ya nadie podía ir en contra de este carácter, ya que además de la documentación procedente de instituciones religiosas, también conservaba los papeles procedentes de otras administraciones y se habían multiplicado considerablemente sus fondos en cuanto a volumen y a ámbito institucional. Se puede decir que hacia 1910 se termina la época de acopio de documentos y fue entonces cuando comenzó la auténtica labor de los archiveros: proceder a la formación de un verdadero archivo con los documentos que han llegado de distintos organismos y de forma desordenada.

Todas estas tareas se llevaron a cabo en la sede de la Biblioteca Nacional durante unos cuarenta años, y aunque los locales ocupados eran amplios, estas dependencias presentaban inconvenientes que se subsanaron con la construcción de un nuevo edificio dedicado exclusivamente a archivo. El emplazamiento elegido, en la madrileña calle de Serrano, formaba conjunto con las edificaciones del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). La inaguración se celebró el 12-X-1953 y en ese momento era el responsable de la cartera de Educación Joaquín Ruiz-Giménez. El traslado de todos los fondos desde su antigua sede a este edificio de nueva planta fue una larga tarea que concluyó en 1957. Las noticias que se tienen de este cambio indican que en ese momento las dependencias eran más que suficientes para albergar todos los documentos allí instalados. En la actualidad los depósitos y despachos se han quedado pequeños y no reúnen condiciones, por lo que se ha realizado un proyecto para una nueva instalación adecuada a todas las necesidades.

Fondos

Se trata de un depósito artificial, creado por decreto y constituido por fondos de las más diversas procedencias, como dice Sánchez Belda: “es un Archivo de Archivos”. Ahora bien, este archivo con el que más puntos de contacto tiene es con el Archivo General de Simancas (v.), del cual se puede decir que es como su prolongación. Ambos centros se fusionaron por un acto de gobierno y también en los dos archivos se ha recogido la documentación producida por las distintas dependencias de la Administración central. La diferencia fundamental entre estos dos depósitos de documentos estriba en la causa de formación de ambos: Simancas se formó como archivo para recoger la documentación producida por la Administración exclusivamente, era el archivo del rey; el Archivo Histórico Nacional no sólo conserva documentación de la Administración del Estado sino que alberga también en sus depósitos documentos generados por otros organismos de otros ámbitos de jurisdicción: regional, provincial e incluso local; asimismo ha recogido documentos de entidades y corporaciones de la más diversa índole. Este conjunto de fondos documentales tan variado hace que este archivo no sea tan homogéneo en su contenido como los otros grandes archivos; por otra parte, y debido a la acumulación de papeles, este archivo se convierte en depósito archivístico comparable a los depósitos de Simancas, Corona de Aragón e Indias juntos. Los fondos actuales del Archivo Histórico Nacional se incluyen en estos grandes grupos: Administración del Estado, Institucionales, Privados y Colecciones. Sin embargo, la estructura tradicional del archivo, según el orden cronológico de ingreso de los documentos, es la siguiente:

Secciones

Códice de Alfonso de Espina, conservado en el Cabildo de la catedral en Burgo de Osma (Soria)

Entre éstas figura alguna de carácter artificial –Sigilografía, Códices, Diversos–, surgidas a causa de una adecuación de los elementos en orden a una mejor conservación o por motivo de lo heterogéneo de su contenido:

1) Clero Secular y Regular. La documentación que constituye esta sección procede, fundamentalmente, de las instituciones religiosas afectadas por las leyes desamortizadoras del s. XIX. Estos fondos originarios del departamento se han visto incrementados por otros de distinta procedencia. Actualmente forman la sección más de 35.000 unidades de conservación. Fechas extremas: ss. IX-XX.

2) Ordenes militares. Integrada por los archivos de las órdenes militares españolas: Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa; también forman parte de este departamento los archivos particulares de diversos conventos de la Orden de Santiago, así como los fondos documentales del Consejo de las Órdenes con sus papeles sobre gobierno y administración, expedientes de prueba de nobleza y archivo judicial, comúnmente conocido como Archivo Histórico de Toledo. Las órdenes extranjeras se hallan representadas por la documentación del Temple, la Orden de San Juan de Jerusalén y de la colegiata del Santo Sepulcro de Calatayud y del convento de las Canonesas Regulares del Santo Sepulcro de Zaragoza. Todas las unidades de conservación alcanzan el número de 199.000. Fechas extremas: ss. X-XX.

3) Estado. Los fondos que forman esta sección son los generados, principalmente, por el Consejo de Estado y la Secretaría de Estado durante el s. XVIII y primer tercio del XIX, aunque existen documentos anteriores y posteriores a esta época. Está constituido el departamento por unas 14.000 unidades de conservación. Fechas extremas: ss. XVI-XIX.

4) Juros. Este fondo, procedente de la Dirección General de la Deuda, ingresó en 1901 en el archivo. Es de gran interés para el estudio de la Hacienda Pública española y ofrece información sobre personas e instituciones benéficas. Forman la sección 1.060 unidades de conservación. Fechas extremas: ss. XVI-XIX.

5) Universidades. Constituyen esta sección los archivos de las universidades de Alcalá de Henares y Si-güenza, con sus colegios mayores y menores, el del Seminario de Nobles de Madrid; también las series de expedientes de estudiantes del Colegio de San Carlos de Medicina y Cirugía, de las facultades de Medicina y Farmacia y la Colección de la Universidad Central o Cisneros, procedente de la Universidad Central. El monto total de la sección es de unos 9.000 legajos y libros. Fechas extremas: ss. XIII-XIX.

6) Sigilografía. Formada por los documentos con sellos procedentes de otras secciones para garantizar su conservación. Reúne además una colección de vaciados en cera y resina de ejemplares originales de archivos e instituciones culturales, estatales o privados, a la que se van incorporando muchas copias para formar un corpus de sellos españoles. Existe también una colección de sellos en tinta y otra de improntas. Comprende el fondo más de 20.000 ejemplares. Fechas extremas: ss. XII-XX.

7) Inquisición. El núcleo principal de este fondo documental lo forman el primitivo Archivo del Consejo de la Suprema Inquisición y algunos tribunales de distrito, procedentes del Archivo Central de Alcalá de Henares y de la Delegación de Hacienda de Toledo, que llegaron al Archivo Histórico Nacional desde el Archivo del Tribunal de esta ciudad. Con esta remesa se inició la sección a la que se incorporó documentación de los tribunales de otras ciudades. Los legajos y libros de la sección suman unas 6.800 unidades. Fechas extremas: ss. XV-XIX.

8) Consejos Suprimidos. Recoge los fondos correspondientes a cinco consejos, cuya sede era el Palacio de los Consejos: Consejo y Cámara de Castilla, Consejo y Cámara de Aragón, Consejo de Indias, Consejo de Hacienda y Consejo de Cruzada. Cada uno de ellos tiene entidad suficiente para ser considerado como una unidad independiente, algo que no recoge la descripción actual. Es el departamento más voluminoso del archivo, con unas 60.000 unidades de conservación. Fechas extremas: ss. XIII-XIX.

9) Códices y Cartularios. Sección facticia conformada por fondos entresacados de las restantes secciones del archivo, debido a que requería su instalación unas especiales condiciones. Así pues, es una sección complementaria de otras secciones. Además de códices y cartularios existen en el fondo gran número de manuscritos que no responden al enunciado de la sección. Comprende 1.454 manuscritos y 36 carpetas con fragmentos de códices. Fechas extremas: ss. X-XIX.

10) Ultramar. Documentos generados por el Ministerio de Ultramar y una pequeña parte de ellos procede de organismos dependientes de este departamento ministerial. El fondo conserva la estructura orgánica del Ministerio, es decir, los bloques de Cuba, Puerto Rico, Filipiñas y algo de Santo Domingo. Consta de un total de 13.500 unidades de conservación. Fechas extremas: ss. XVIII-XIX.

11) Osuna. Esta sección es el archivo de la casa ducal homónima que se depositó en el Archivo Histórico Nacional en 1917. Constituyen este fondo a su vez los siete Archivos Nobiliarios de los títulos que radicaban en la casa de Osuna. Por la relevancia histórica de los titulares del ducado es una documentación de gran interés para el estudio de la historia de España. El número de unidades de conservación es 5.000. Fechas extremas: ss. XII-XIX.

12) Diversos. Sección formada por archivos y colecciones de la más variada procedencia, organización y extensión. Los fondos que la constituyen han ingresado en el archivo por compra, donativo o depósito, procedentes de archivos de corporaciones locales, instituciones familiares y colecciones particulares, es decir, que hay que establecer dos grandes divisiones: archivos y colecciones. Existen unas 7.400 unidades de conservación. Fechas extremas: ss. X-XX.

13) Fondos Contemporáneos. Se creó a partir de 1960, con los documentos procedentes de los departamentos ministeriales y algunos organismos de la Administración de Justicia. En la actualidad cuenta con más de 50.000 unidades de conservación, pero puede verse incrementada pues se trata de una sección abierta para recibir la documentación de carácter histórico que proceda de los organismos del Estado. Las fechas de la documentación abarcan fundamentalmente los ss. XIX y XX.

14) Guerra Civil. Sección instalada en Salamanca y formada, como núcleo principal, por la documentación generada por el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo, creado en 1940. Este tribunal y su archivo, tras haber pasado por diversas situaciones en su dependencia administrativa, se integró en 1979 en el Archivo Histórico Nacional con la denominación de “Guerra Civil”. Lo constituyen más de 21.000 unidades de conservación. Fechas extremas: ss. XIX-XX.

15) Biblioteca. Creada para cubrir las necesidades de información del personal del archivo y de los investigadores, está constituida por obras históricas, disciplinas para la interpretación de documentos y publicaciones de fuentes. Tiene un fondo bibliográfico antiguo de gran interés por la rareza de sus ejemplares. Se conservan más de 21.000 obras entre todos sus fondos. [C.C.B.]

Archivos eclesiásticos

La importancia económica, social y política de la Iglesia Católica en España ha provocado la existencia de una extraordinaria documentación eclesiástica, tanto en calidad como en cantidad, que constituye una parte fundamental del patrimonio histórico español.

Durante la Edad Media la Iglesia constituyó la única estructura capaz de desarrollar una función jurídica, por tanto escrita, de índole ma-yoritaria demográfica y territorialmente, que abarcara todos los ámbitos de la actividad social. Ésta es la razón por la que los primeros archivos y la legislación que los organizaba fueran de carácter eclesiástico, antes de que la constitución del Estado moderno y la formación de la sociedad civil durante el Renacimiento obligaran a la creación de archivos administrativos que superaran el ámbito exclusivamente palaciego. En 685 el rey visigodo Ervigio promulgó en Toledo un decreto para mejorar la salvaguardia de los escritos de las iglesias, mediante su depósito en arcas cerradas bajo llave instaladas en un lugar determinado del templo.

En la Alta Edad Media los obispos y canónigos actuaban colegiadamente y los instrumenta emanados de su tarea colectiva se guardaban en una dependencia de la sede episcopal o la iglesia catedral llamada scriniuM. La Reforma Gregoriana, al sancionar una mayor vinculación entre el papa y sus obispos, distinguió explícitamente entre las “mensas episcopales” y las “mensas canónicas”, surgidas estas últimas de la confirmación papal a los canónigos de unos derechos distintos a los que tenía el obispo local. Este proceso fue paralelo a la creación de dos series, la “mensa episcopal” del obispo, quien ya no reside en la canónica sino en su palacio y que se lleva consigo la documentación útil para él y su curia, y la “mensa capitular”, conservada en el scrinium, que guarda los escritos relacionados con el Cabildo y la catedral. El Sínodo de Toledo de 1496, por iniciativa del cardenal Cisneros, aprobó las primeras disposiciones conocidas acerca de la organización de archivos parroquiales con los Quinque Libris, es decir, los libros sacramentales, que constituyeron el único padrón sistemático hasta la creación de los registros civiles en el s. XIX. El Concilio de Trento (1545-1563), en los capítulos de las sesiones VII, XXI, XXIV y XXV, confirmó la obligación de consignar por escrito las partidas de bautismo y matrimonio y unificó criterios sobre la distinción entre las series diocesana y capitular. Los capítulos trentinos, reafirmados por Felipe II en Real Decreto de 12-VII-1564 para el ámbito español, tuvieron como consecuencia un notable aumento de los fondos paralelo a la diversificación de las secciones.

El archivo diocesano quedó configurado de la forma siguiente: Obispo (propiedades, derechos y deberes de la Mitra, ministerios sacramental y pastoral, nombramientos y gracias, excomunión y censuras, episcopologio y varia); Gobierno y Justicia (gobierno de la diócesis, decretos del vicario, tribunal de causas pías y administración-contaduría); Santa Sede (bulas y dispensas pontificias, procesos de beatificaciones y canonizaciones); Entidades Civiles (comunicaciones, reales órdenes y desamortización); Sínodos; Culto; Clero diocesano, regular y religiosas, Seminario, Parroquias, y Libros Sacramentales (bautismos, confirmaciones, matrimonios, defunciones y cura de almas). La clasificación del archivo catedralicio radicaba en dos series principales, Catedral (obra y sacristía) y Cabildo (constituciones, secretaría, dignidades y oficios, procuras, caridad, procesos y miscelánea). El parroquial adoptó una tipología básica: Registros Sacramentales, Cuentas de Fábrica, Libros de Diezmos y Tazmías, Fundaciones Pías, Hermandades y Cofradías, Libros de Visita, Padrones Parroquiales y Libro de Sta-tu AnimaruM.

Las desamortizaciones liberales decimonónicas, al suprimir las órdenes militares y provocar el abandono de numerosas comunidades religiosas, causaron la destrucción de una parte significativa del patrimonio documental eclesiástico. Los archivos que pasaron a ser de propiedad estatal fueron depositados en las delegaciones provinciales de Hacienda, hasta que se reunieron en el Archivo Histórico Nacional (AHN) de Madrid, fundado por Real Decreto el 28-111-1866. A pesar de las pérdidas originadas por el abandono y los sucesivos traslados, la concentración de las dispersas fuentes históricas permitió iniciar su clasificación e investigación sistemática conforme a los postulados de la ciencia archivística moderna. La Escuela Superior de Diplomática (1856), el Instituí d’Estudis Catalans (1907), el Centro de Investigación de Estudios Históricos (1909) y el Instituto “Enrique Flórez” de Historia Eclesiástica (1940) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han desarrollado una importante labor de recopilación y estudio de la diplomática eclesiástica, recogida parcialmente en las revistas Analecta Sacra Tarraconensia (1925), Hispania Sacra (1948) y Anthologica Annua (1953).

Durante la Guerra Civil (1936-1939), numerosas acciones anticlericales llevadas a cabo en Aragón (Barbastro), Valencia y Cataluña incluyeron la quema de archivos parroquiales, a pesar de los reiterados intentos para evitarlo tanto por parte del gobierno republicano como por los principales dirigentes de los partidos políticos y las centrales sindicales.

La legislación eclesiástica sobre archivos se fundamenta en las disposiciones del Código de Derecho Canónico. El canon 470 señala la obligación parroquial de actualizar los cinco libros sacramentales, mientras el 383 manda que se hagan copias de ellos por duplicado, conservando un ejemplar en el archivo respectivo y otro en el episcopal. El archivo diocesano está dividido en una sección pública y otra secreta (can. 375) y debe poseer un índice o catálogo (can. 383) para facilitar su uso, medida que se aplica también a los pertenecientes a otras entidades religiosas con la finalidad de poder controlar todo cuanto se refiere a fundaciones, donaciones y cargas piadosas (can. 1522, 1523, 1548 y 1549). Estas disposiciones se completan con diferentes circulares, entre ellas las del cardenal Ragonesi (21-VII-1914), para el depósito, uso e inventario y la del nuncio Tedeschini (1-X-1929), para proceder a una reorganización general.

Las asambleas plenarias del Episcopado Español celebradas el 2-VI-1973 y el 24-XI-1980 acordaron la concentración de los fondos históricos de los dispersos archivos parroquiales en los 65 diocesanos existentes en España para facilitar su conservación y acceso. Aunque la parroquia continúa como propietaria y el traslado se realiza exclusivamente con carácter de cesión, esta política ha recibido un considerable impulso a causa del creciente despoblamiento que afecta a algunas zonas del país y no permite atender adecuadamente la vigilancia de un material, revalo-rizado en la actualidad por la historiografía cuantitativa y la demografía estadística. En 1970, por iniciativa de la Conferencia Episcopal Española, se creó la Junta Nacional del Tesoro Documental y Bibliográfico de la Iglesia Española y la Asociación Española de Archiveros Eclesiásticos, que ha elaborado un Reglamento de los Archivos Eclesiásticos Españoles (26-II-1976). La Asociación ha celebrado hasta 1990 seis congresos nacionales, el primero el 20-IX-1971, y doce cursillos, cuyas actividades se han plasmado en la Guía de los archivos y las bibliotecas de la Iglesia en España (1985), en el Anteproyecto del Plan General Informático de los archivos y bibliotecas eclesiásticos de España (1987) y la Memoria Ecclesiae, tomo I (1990).

Ha realizado una encuesta nacional, según la cual el patrimonio de la Iglesia española posee un total de 265.132 pergaminos, incluidos 14 papiros, 10.069 códices y manuscritos, 3.936 incunables y más de cuatro millones de volúmenes en sus bibliotecas. En los archivos eclesiásticos mayores se distinguen seis grupos fundamentales: histórico-diocesanos, catedralicios o capitulares, los que en un mismo edificio reúnen el histórico-diocesano y el capitular, los archivos diocesanos que han concentrado los parroquiales de su jurisdicción, monásticos y otros. Entre los archivos histórico-diocesanos destacan los de Astorga, con trescientos pergaminos de los que el más antiguo es de 898, setenta códices desde el s. XI y doce incunables; Barcelona, con treinta mil pergaminos (desde 942), doce códices desde el s. X y cuatro incunables; Gerona, con veinte mil pergaminos en una serie que se inicia en el s. IX; Lugo, con 4.848 pergaminos en el AHN de Madrid, León y Seo de Urgel, con dos mil documentos respectivamente. Los archivos catedralicios constituyen por la cantidad y la calidad de sus fondos una de las más importantes herencias del patrimonio histórico-artístico español.

En la Seo de Barcelona se guardan cuarenta mil pergaminos, entre ellos nueve papiros de factura egipcio-helénica pero de procedencia franco-romana y merovingia, además de 119 códices, el más antiguo del s. VIII. Los capitulares de Gerona, Huesca y Lérida conservan cada uno diez mil pergaminos y en total 431 códices y cuatro incunables, con escritos datados desde el s. IX. León posee 11.061 pergaminos, un palimsesto del s. VI y 53 códices; Tortosa seis mil pergaminos, 315 códices y diez incunables; Seo de Urgel 5.950 pergaminos, 152 manuscritos y 105 incunables, y Valencia 9.600 documentos. Sobre todos ellos destaca el archivo-biblioteca capitular de Toledo, con más de once mil pergaminos y 2.235 códices. Hasta el momento la concentración de los fondos diocesanos y catedralicios se ha realizado sólo en las diócesis de Barbastro, Ibiza-Formen-tera, Solsona y Vic, lugar este último donde se guardan treinta mil pergaminos, entre ellos cinco papiros del s. X. Archivos Central-Parro-quial-Diocesano, es decir, los que han incorporado los archivos parroquiales al diocesano, existen ya completos en Bilbao, San Sebastián, Albacete, Lugo, Santander y Vitoria.

La invasión napoleónica y las desamortizaciones del s. XIX provocaron la desaparición de una parte importante de la gran riqueza documental de los monasterios hispanos, si bien numerosos archivos fueron incorporados a instituciones públicas y en especial al AHN. Entre los conservados in situ el único que alberga series medievales de importancia es Santo Domingo de Silos (mil pergaminos desde el s. XII), que recoge además los fondos de los monasterios burgaleses de Obarenes, Oña, San Francisco de Silos y Santa María de Herrera y de los duques de Alburquer-que y Frías. Los también benedictinos de Montserrat y Poblet, ordenado quemar el primero por el general francés Suchet y dispersado el segundo tras la extinción de la comunidad en el s. XIX, han sido reconstruidos en el s. XX y, aparte de sus fondos antiguos (4.450 papeles desde el 862 en Montserrat), poseen una interesante documentación contemporánea proveniente de donaciones particulares. Otros archivos son los formados por las colegiatas, basílicas, órdenes, universidades, seminarios, cofradías y hermandades, como los pertenecientes a la Real Colegiata de San Isidoro de León, la basílica de Santa María la Mayor de Morella, la Universidad Pontificia de Salamanca y los Franciscanos de Cataluña. El Archivo Vaticano de Roma constituye una fuente primordial para el estudio de la historia religiosa y política de España, a través de los fondos españoles integrados en las series Registros, Instrumenta Miscellanea, Introitus et Exitus, Colecturiae, Rationes decimarum, Nunciature y Visitas ad limina, cuya publicación se ha iniciado en la colección Monumenta Hispaniae Vaticana. Los principales archivos generales españoles tienen una abundante diplomática de carácter eclesial, en especial el AHN y sus secciones de Clero regular y secular, Órdenes Militares, Estado, Universidades y Colegios, Sigilografía, Inquisición, Consejos suprimidos y Códices y Cartularios.

En el Archivo de la Corona de Aragón, en las series Cancillería, Real Patrimonio, Consejo Supremo de Aragón, Clero secular y regular y Gran Priorato de Cataluña de la Orden de San Juan de Jerusalén. En el Archivo de Simancas, en las de Patronato Real, Patronato Eclesiástico, Relaciones con Roma, Cruzada, Concilios, Disciplina Eclesiástica, Reformas Monásticas, Fundaciones, Hospitales, Beneficios, Provisiones Eclesiásticas, Ordenes Militares, Expedientes sobre metrópolis y diócesis y Visitas a monasterios. La historia de las misiones en América, de la Reconquista cristiana medieval o de la doctrina de la fe tienen sus principales fuentes de estudio en los archivos de Indias de Sevilla, de la Cruzada de Toledo y de la Inquisición. Estos últimos se formaron durante el s. XVI paralelamente a la organización burocrática y territorial del Tribunal del Santo Oficio. La abolición de esta institución en 1808 y su desaparición definitiva en 1834 originó la pérdida de gran parte de los archivos de los tribunales locales, que en muchos casos pasaron a engrosar colecciones extranjeras, entre ellas el Museo Británico de Londres, la Bodleian Librery de Oxford (Reino Unido), la Universitat-sbibliothek de Halle (Alemania), la Biblioteca Nacional de París (Francia), la Lea Library de Filadelfia (EE.UU.) y las bibliotecas reales de Bélgica y Copenhague (Dinamarca). En Hispanoamérica, los archivos de la Nación de Méjico y de Lima y Santiago de Chile conservan la documentación de los tribunales respectivos. En España se conserva documentación inquisitorial en los archivos diocesanos de Murcia y Cuenca, de la Audiencia de Zaragoza, del Museo Canario de Las Palmas, de la Biblioteca del Colegio de Santa Cruz en Valladolid y en diversas colecciones existentes en Palma de Mallorca. Los fondos de la Suprema pasaron en 1850 al Archivo de Simancas, de donde fueron trasladados en 1944 al AHN, si bien la sección Censura había sido traspasada a la Biblioteca Nacional de Madrid en 1870.

Archivos militares

Cada ejército posee su propio archivo y existen básicamente, las siguientes unidades archivísticas: el del Ejército de Tierra, el Archivo Central del Servicio Histórico Militar, el de la Armada, el de Aviación y el Archivo Histórico de la Guardia Civil, además de otros fondos de interés.

Castillo de Segovia, sede del Archivo General Militar

Ejército de tierra

Está regido por la dirección del Servicio Histórico Militar creada por D. de 29-X-1981. De ella dependen los siguientes organismos: Museo del Ejército, Archivo General Militar de Segovia, Archivo General Militar de Guadalajara, Archivo Central del Servicio Histórico Militar y Biblioteca Central Militar. El Museo del Ejército se creó en 1932 con el nombre de Museo Histórico Militar y en él se concentraron las piezas y fondos procedentes de distintos museos castrenses, en la antigua sede del Museo de Artillería, que sirvió de matriz. Su conservación y custodia estuvo a cargo del Benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra, pero hoy su dirección coincide con la del Servicio Histórico Militar y a su titular corresponde la coordinación de las actividades de los diferentes archivos militares.

El Archivo General Militar se creó en 1752, bajo el reinado de Fernando VI, y en él debía recogerse la documentación de la Secretaría del Despacho Universal de la Guerra, que dejaría de remitirse a Simancas. Destruido este archivo por un incendio en 1846, sus fondos y los del Ministerio de la Guerra desde su creación se custodiaron sucesivamente en los depósitos de Alcalá de Henares, Aranjuez, Guadalajara y Segovia, donde finalmente quedó instalado en 1896 en el histórico Alcázar, en el que continúan. El Archivo de Guadalajara era auxiliar del anterior y empezó a recibir documentación cuando aquél quedó saturado. En la reorganización iniciada en 1881 se dispuso que en Segovia se conservaran únicamente los documentos referentes al personal profesional del Ejército y en Guadalajara los relativos al personal no profesional procedente de Cajas de Recluta y Reservistas. Ello ha obligado a remitir a Simancas, labor que se inició ya en 1916, documentos notariales anteriores a 1801 y al Archivo Central del Servicio Histórico Militar los relativos a asuntos generales, ultramar, justicia y clero, administración regional, caja y depósito y justicia militar. De la importancia de este trasiego da idea el que los fondos de Segovia fueran 74.852 legajos en 1976.

Archivo central del servicio histórico militar

Con sede en Madrid, tiene su origen en la Sección de Historia y Estadística Militar del Depósito de la Guerra, creada en 1847 para salvaguardar la documentación con marcado interés histórico. Más tarde, el 16-IX-1927, se creó la Comisión Histórica de la Campañas de Marruecos y ambos organismos se fundieron el 28-VII-1931 al desaparecer el Depósito de la Guerra. Finalmente, cuando el 8-XI-1939 nació el Servicio Histórico Militar, éste se hizo cargo de los fondos anteriores, a los que unió la documentación relativa a la Guerra Civil reunida a partir del 26-VI-1939. Su archivo está clasificado en cuatro secciones, de las que la primera reúne la Colección General de Documentos y diferentes colecciones de fondos, con un total de 1.336 legajos, 50.756 planos y 526 álbumes iconográficos. La segunda contiene la documentación de las guerras de Sucesión, Italia, Flandes, de los Pirineos, de la Independencia y Carlistas. En conjunto 12 carpetas en español, 6 manuscritos en francés, 1.008 volúmenes y 242 legajos. La tercera, los documentos de las campañas de Ultramar y África reunidos en 3.387 legajos. La cuarta, la documentación de la Guerra Civil y sus antecedentes y consecuentes. Contiene 2.944 legajos, 825.000 expedientes del personal de la Milicia Nacional y 46.000 de la División Española de Voluntarios (División Azul), a la que también pertenecen 54 legajos con documentación sobre su actuación en la URSS.

La Biblioteca Central Militar se fundó el 15-X-1843 y fue reorganizada el 16-XII-1932 y el 8-XI-1939. Está situada en el mismo edificio que el Servicio Histórico Militar y en el recuento de 17-XI-1983 arrojó la existencia de 281.633 títulos, con más de medio millón de volúmenes, de los que 25.000 son colecciones de revistas y boletines oficiales.

Armada

La documentación de la Armada tuvo como destino tradicional los Archivos de Simancas e Indias y para documentos más antiguos el de la Corona de Aragón, pero la generada a partir de 1784 se remitió al Archivo Central de Alcalá de Henares, creado el 3-VII-1849 y estructurado por D. de 17-VII-1858. Destruido éste por un incendio en 1939, se creó el Archivo Museo Alvaro de Bazán que se situó en el palacio construido por el propio almirante (Palacio del Marqués de Santa Cruz), en el Viso del Marqués (Ciudad Real). A él fueron a parar los fondos salvados y la documentación posterior hasta la fechada en 1936.

Saturado con ésta en 1968, se decidió dar como destino a la posterior el renacido Archivo General de la Administración, nuevamente en Alcalá de Henares desde 1969. Independientemente el Museo Naval de Madrid, vinculado por completo al anterior y con una dirección única, custodia una importante documentación extraída y recopilada de los archivos de Indias, Simancas y Corona de Aragón; los expedientes de nobleza para el ingreso en la Compañía de Guardias Marinas, desde su creación en 1717 hasta su extinción en 1823, y otros diferentes, siendo muy importantes sus colecciones de cartas y planos, varios millares, procedentes del extinguido Depósito Hidrográfico. El Estado Mayor de la Armada dispone de su propio Archivo, de carácter administrativo pero que tiene interés histórico pues en él se conserva una amplia documentación relativa a las campañas marítimas en la Guerra Civil (1936-1939) y a la organización de las flotas que lucharon durante ella. Todos estos organismos dependen del Instituto de Historia y Cultura Naval, creado en 1971 con la “misión de fomentar la conciencia marítima nacional y el culto a las tradiciones de la Armada”. Tiene el doble carácter de centro de estudio e investigación y de difusión cultural.

Aviación

En línea con la Armada, el Ejército del Aire creó en 1983 su propio Servicio Histórico y Cultural, constituido por un Patronato, el Instituto de Historia y Cultura Aeronáutica y el Museo de Aeronáutica y Astronáutica. El órgano más importante del Instituto es el Archivo General e Histórico del Ejército del Aire, que tiene antecedentes en el general del antiguo ministerio del Aire y el de la antigua Dirección de Aeronáutica. Es el de más corta vida de los militares y sus orígenes se remontan a tiempos de la II República, cuando la Dirección General de Aeronáutica integraba al Servicio de Aviación Militar, la Aeronáutica Naval y la Aviación Civil. Sus fondos se encontraban al comenzar la Guerra Civil en el aeródromo de Cuatro Vientos, casa matriz de la aviación española, y como éste estuvo en la línea del frente durante la contienda sus fondos se destruyeron o dispersaron. Se conservan en el Archivo Histórico del Aire, creado por D. de 18-VIII-1972. Para albergarlo se adquirió en 1965 el castillo de Villaviciosa de Odón, totalmente en ruinas y reconstruido entre 1967 y 1972. Hoy alberga más de 200.000 expedientes, cifra en continuo crecimiento, distribuidos en cinco secciones.

Libro del s. XVI impreso en Colonia. (Biblioteca de los Agustinos-Filipinos en Valladolid)

Archivo histórico de la guardia civil

Se encuentra instalado en el mismo edificio que la Dirección General y en él se han refundido los de los Institutos de la Guardia Civil y Carabineros, reunidos en uno único por Ley de 15-III-1940. Se mantiene, sin embargo, la separación de la documentación respectiva, que se remonta a la fecha de la creación de ambos. En el archivo se conservan los documentos procedentes de las antiguas direcciones generales, de las inspecciones que las sucedieron y de la posterior Dirección General unificada, así como la de las subinspecciones, tercios, comandancias, compañías, líneas y puestos que, después de haber permanecido un cierto tiempo, variable según su nivel en cada uno de estos escalones, llegan a él a los veinte años de haberse producido. Su documentación resulta imprescindible para los investigadores que deseen estudiar el bandolerismo, la persecución de malhechores, la seguridad de costas y fronteras, la represión del contrabando y la lucha contra los guerrilleros después de la Guerra Civil.

Otros archivos y museos de interés militar

Archivos de los cuarteles generales del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire, con sede en los edificios de los desaparecidos ministerios del Ejército, Marina y Aire que, a pesar de su condición de archivos administrativos, conservan interesante documentación para el estudio del s. XX. Los de los disueltos Consejo Supremo de Justicia Militar y Vicariato General Castrense, el del Servicio Geográfico del Ejército, los de las capitanías generales, zonas marítimas y regiones aéreas y los museos militares de Tenerife, de los Sitios (fundado en 1947 en la Academia General Militar de Zaragoza), de Montjuich (Barcelona), con valiosas colecciones reunidas en 1962 y antes dispersas, y el Histórico de Pamplona (Navarra), instalado en el Seminario de San Juan. [R.S.L.]

Archivos municipales

Tienen su origen en los documentos emitidos y reunidos en los concejos medievales. Prácticamente no se conserva nada de épocas anteriores. Ya en Las Partidas de Alfonso X el Sabio queda clara la obligación que tienen los ayuntamientos de conservar ciertos tipos documentales, sobre todo registros y cuentas, que se van ampliando conforme crecen las atribuciones y complejidad de la vida local en la Península. Cuando en 1500 los Reyes Católicos, por su Real Pragmática de 9 de junio, hacen obligatorio para todos los concejos la existencia de un área donde se custodien los privilegios y escrituras de la corporación, ya era práctica corriente conservar y copiar con todo cuidado privilegios reales, cartas ejecutorias y cuanto papel sirviera para asegurar y defender los derechos de villas y ciudades. También a estos reyes se debe el diseño del archivo municipal como un servicio. En su Pragmática de 3-IX-1501, no solamente insisten en la importancia de ordenanzas, sentencias y escrituras, sino que, además, el escribano del Concejo debe elaborar inventarios de los documentos para que éstos pudieran ser consultados con facilidad. Todos los sucesores de estos monarcas insistieron en la responsabilidad que los ayuntamientos tenían sobre su documentación, publicando disposiciones sobre este tema. Destaca la Real Cédula dada en Valladolid por Carlos I el 24-VII-1530, la petición aprobada en las Cortes de Madrid en 1586, la Orden del Consejo de 6-VI-1759 y la Real Cédula de 15-V-1788, todas ellas prohibiendo sacar escrituras y papeles originales de los archivos municipales.

Las Cortes de Cádiz y sobre todo la Instrucción Económico-Política para el gobierno de la provincia y el municipio de 3-II-1823, cambiaron la organización de estos archivos. El secretario del Ayuntamiento se convirtió a partir de entonces en el principal responsable de la documentación municipal, que deberá conservar en su totalidad actas, expedientes, papeles y documentos. A los archivos municipales pasaron a afectarles, además, otras normas no específicamente dirigidas a la administración local pero que revolucionaron en más de un aspecto su funcionamiento. Así la Real Orden de 20-IV-1844 sobre licencias solicitadas para registrar los archivos del reino, cuya aplicación marca el inicio de la investigación pública en archivos hasta entonces cerrados o de difícil acceso. También afectó a los archivos el R. D. de 8-V-1859 dictando las bases para la reorganización de los archivos y bibliotecas del reino. Su artículo primero incluye los archivos municipales dentro de la categoría de archivos públicos. Y en el decimotercero se habla por primera vez de la existencia de un personal especializado, titulados en la Escuela Superior Diplomática y revisores en letras antiguas para servir en los mismos.

Siguiendo este camino, la Ley Orgánica Municipal y Provincial de 2-X-1877, en su artículo 126, admite por primera vez la existencia oficial del archivero municipal. Un reconocimiento que se hace más intenso en el s. XX a partir del R. D. de 10-VII-1903 por el que se obliga a todas a las capitales de provincia a dotar plazas de archiveros municipales con nivel universitario. En 1924 el Estatuto Municipal de 8 de marzo, y sobre todo su reglamento de 23 de agosto, dedica atención las cuestiones prácticas de organización de archivos, obligando a la actualización de los inventarios, enlegajado de expedientes y en el envío del material reunido en estos trabajos a las diputaciones provinciales, que se transformó así en un centro de información fundamental sobre fondos documentales producidos por los ayuntamientos. La Diputación Provincial es asimismo la institución encargada de clasificar los inventarios recibidos, unificar criterios de redacción y elaborar un repertorio de fuentes archivísticas municipales, según se hace constar en la circular del Ministerio de la Gobernación de 10-II-1945. El Instituto de Administración Local debía colaborar con estas tareas. También se reconoce en la citada norma la posibilidad de trasladar la documentación municipal a la capital de la provincia, siempre que quedase a salvo la individualidad del archivo y se contase con el beneplácito de la corporación afectada.

No hay verdaderas variantes de importancia en la Ley de Régimen Local de 24-VI-1955 ni en sus desarrollos reglamentarios. Habrá que esperar a la Constitución Española de 1978 para que aparezcan cambios en la situación legal de los documentos municipales. El artículo 105 recoge y garantiza el derecho que todos los ciudadanos tienen a la consulta de los archivos y registros administrativos. Esta norma y los artículos 148 y 149 sobre competencia y defensa del patrimonio de la Comunidades Autónomas en museos, bibliotecas, etc., son las bases de la renovación de los archivos municipales.

Por un lado la Ley de Bases reguladora del régimen local 7/1985 en su artículo 70 y el reglamento de Organización y Funcionamiento 2.568/1986 dejan muy claro que el archivo es un servicio imprescindible para el cumplimiento de la Ley, pues sin él los ciudadanos no pueden acceder a la documentación municipal. Por otro la ley de Patrimonio Histórico Español 13/1985 reconoce a ayuntamientos y diputaciones el derecho, deber y facultad de cooperar en la conservación y custodia del patrimonio. Siguiendo esta línea, las Comunidades Autónomas recogen sin excepción, en sus estatutos, el derecho a proteger dicho patrimonio. Y desde 1985 (Andalucía) han ido apareciendo leyes que establecen el sistema de archivos y la regulación del patrimonio documental dentro de las Comunidades y en ellas los archivos municipales son un eslabón fundamental.

Los estudios realizados en 1990 sobre ayuntamientos de primera categoría y sus archivos permiten conocer el papel que desempeñan los archivos muncipales dentro del sistema archivístico español. La documentación municipal suma en metros lineales más de 190.406. La mayor parte de la conservada data del s. XIII y llega hasta el s. XX, aunque hay archivos con documentación más antigua en Huesca, Madrid, Toledo y otras ciudades. Las series documentales que integran estos archivos recogen información sobre todos y cada uno de los aspectos de la vida local, libros de actas, expedientes de personal, padrones, sanidad, urbanismo, abastos y mercados, cultura y deportes y hacienda. Además en muchas ciudades los archivos municipales integran fondos provenientes de otras instituciones: juzgados, notarías, industrias y familias nobles de la localidad. En todos los archivos se están llevando a cabo reformas que consisten en la descripción y publicación de sus fondos antiguos, reorganización de los modernos aplicando las técnicas informáticas y apertura de nuevas sedes acordes con las necesidades que las leyes y el avance del país imponen.

Archivos privados

La clasificación de privado o público que puede darse a un archivo se puede entender en un doble sentido, según se aplique a la naturaleza de la documentación o al titular del archivo. En el primer caso se tiene una documentación de carácter privado y otra de carácter público, que generaría sus correspondientes archivos privados y públicos respectivamente. En el segundo caso se parte de la existencia de unos archivos que son de titularidad estatal (públicos) y otros que son privados. Aquí es donde surgen los problemas ya que, independientemente de la titularidad del archivo, se pueden dar casos de encontrar documentación de carácter público en archivos privados y documentación privada o archivos privados enteros en archivos públicos. Este último caso es el más habitual y la explicación es sencilla.

Durante el Antiguo Régimen se produjo el fenómeno denominado “privatización de las funciones públicas”, por el que algunas personas que desempeñaban altos cargos en la Administración tenían la costumbre de despachar en sus propias casas asuntos relacionados con la misma, con lo cual no era raro que muchos de estos documentos, que eran públicos por naturaleza, pasasen luego a formar parte de sus archivos privados. El otro caso se produce en muchas ocasiones como consecuencia del derrumbe del Antiguo Régimen. Con él caerán también muchas de las bases económicas que substentaban a muchas familias privilegiadas. Ante la imposibilidad de seguir manteniendo su posición anterior, los herederos optarán en muchas ocasiones por deshacerse del archivo familiar. La delimitación jurídica de los archivos privados, como ha puesto de manifiesto B. Gille, es extremadamente imprecisa. De ahí que no sea sencillo dar una definición exacta de los mismos.

En la legislación española sobre el tema se da la misma situación de indefinición. A la espera de un Reglamento de Archivos, únicamente se puede recurrir a la Ley de Patrimonio Histórico Español (1985). En su art. 59.1, al definir qué se entiende por archivos hace referencia a los archivos privados; su definición va implícita en la de archivo. La única diferencia entre éstos y los públicos viene determinada por la condición de la persona o institución que genera la documentación. Se declaran los documentos privados como parte integrante del Patrimonio Documental: “Forman igualmente parte de este patrimonio los documentos de una antigüedad superior a cien años, generados, conservados o reunidos en el ejercicio de sus actividades por las entidades y asociaciones de carácter político, sindical o religioso y por las entidades, fundaciones y asociaciones culturales y educativas de carácter privado” (art. 49.3). Continúa: “La Administración del Estado podrá declarar constitutivos del Patrimonio Documental aquellos documentos que, sin alcanzar la antigüedad indicada en los apartados anteriores, merezcan dicha consideración” (art. 49.5).

Los archivos privados están presentes en el pensamiento de las autoridades públicas, prueba de ello es el amplio campo que se establece para delimitar lo que se consideran documentos privados y por extensión los archivos formados con éstos, desde los familiares o personales (art. 59.1), hasta los dos de asociaciones políticas, sindicales, religiosas, culturales, educativas, etc. (art. 49.3-5). El hecho de haber surgido la teoría y práctica archivística durante el s. XIX en los archivos del Estado ha producido el relegamiento durante mucho tiempo de los archivos privados a un segundo plano. Como consecuencia de ello, muchos documentos y archivos privados han pasado a engrosar los fondos de bibliotecas o fundaciones de carácter privado en lugar de un archivo como les correspondería. Esta costumbre ha sido habitual en Reino Unido y EE.UU. y aún perdura. A partir de la I y II Guerra Mundial (1914-1918 y 1939-1945, respectivamente), se produjo el despertar del interés por los archivos privados.

En España hay un caso temprano que llamó la atención sobre la importancia y la riqueza de los fondos de los mismos. Se trata de A. Rodríguez Villa, quien en 1871 publicó en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos un artículo titulado “Los archivos particulares”. Pero este hecho no deja de ser un caso totalmente aislado. En Francia, con la Revolución de 1789, se habían incorporado a los archivos del Estado gran cantidad de archivos privados y entre ellos los religiosos. Para ellos se creó una serie especial en los Archivos Nacionales de París. A los que no se habían incorporado se les enviará un “archivero en misión” para organizarlos. Un caso en cierto modo semejante, producido en España en el s. XIX, fue la desamortización de Mendizábal. Como resultado de ello se incorporaron al Estado de forma masiva los archivos y bibliotecas del clero regular y secular. Curiosamente fue este hecho el determinante de la creación en 1866 del Archivo Histórico Nacional en Madrid para albergar todos. estos fondos. Pero a diferencia de Francia, fueron única y exclusivamente archivos eclesiásticos. A raíz de la II Guerra Mundial se fomentó una política liberal para favorecer la recogida de esta documentación de carácter privado y canalizarla hacia los archivos públicos, donde es más fácil de consultar por los investigadores. A pesar de las garantías que se ofrecerán a los propietarios los resultados no dieron totalmente los frutos esperados.

En el campo profesional de la archivística este interés estuvo presente en el I y III Congreso Internacional de Archivos, celebrados en 1950 y 1956, respectivamente, donde se discutió ya el problema de los archivos privados. La legislación en los diferentes países es todavía escasa y varía de unas naciones a otras. Si se repara en la legislación española desde el Reglamento de Archivos del Estado de 1901, pasando por las leyes de 1931, 1933, 1947, 1948, 1950, 1959, la Ley para la Defensa del Tesoro Documental y Bibliográfico (21-VI-1972) hasta la última Ley del Patrimonio Histórico Español y Real Decreto de desarrollo parcial de la Ley (25-VI-1985) inciden en el tema en mayor o menor medida.

En concreto esta última, que pretende ante todo proteger el patrimonio documental, evitar su exportación y dar facilidades para su buena conservación y consulta por el público, aunque este aspecto se presenta complicado en la práctica. Fruto de toda esta legislación ha sido la incorporación al Estado de archivos tan importantes como los del duque de Osuna (en depósito en 1917 y en propiedad en 1927) o el del mercader Simón Ruiz al Archivo Histórico Provincial de Valladolid. Los archivos que se consideran privados, independientemente del lugar donde estén conservados, pueden dividirse en función de la persona o institución que los ha producido en los siguientes:

Archivos familiares y personales

En este grupo se incluyen los archivos de la antigua nobleza, de científicos, políticos, literatos y en general los de cualquier familia o persona que han desempeñado un papel importante en la vida de una nación. Dentro de ellos destacan, por la antigüedad y volumen de sus fondos, los de las antiguas familias aristocráticas, como los duques de Alba, de Osuna y de Medinaceli. Ejemplo de los otros son los de Juan Ramón Jiménez, Martínez Barrio, Ariquistaín e Isaac Peral.

Archivos económicos

La importancia de los estudios de historia económica en el s. XX ha despertado el interés por estos archivos de una manera espectacular. Se incluyen en este apartado los archivos de empresas, bancos, establecimientos industriales y comerciales. Como en el caso anterior, algunos de estos archivos pueden remontarse a varios siglos atrás, aunque lo más normal es que sean de los ss. XIX y XX. Este interés ha tenido también su reflejo en el campo de la archivística, como puede verse en la gran cantidad de publicaciones que sobre el tema se producen y en los numerosos congresos que han tratado sobre ellos. Como los dos celebrados hasta el momento sobre Archivos Económicos de Entidades Privadas, organizados por el Banco de España en 1982 y 1986, respectivamente, que han publicado sus actas. El archivo de cualquier banco, empresa, industria o comercio serviría de ejemplo en este apartado.

Archivos de asociaciones

Son numerosos y muy variados los archivos que pueden incluirse en este grupo. B. Gille apunta “la gran diversidad de estas asociaciones hace muy difícil una exposición de conjunto sobre sus archivos”. Hasta el s. XIX no se empezará a legislar y aparecerá el derecho de asociación tal como se entiende, lo que es indicativo sobre la antigüedad de los fondos de dichos archivos, que además, en general, han sido bastante maltratados por diferentes avatares históricos. En unos casos ha sido la corta vida de estas asociaciones las que han limitado de una forma natural el volumen de documentación producida y por tanto conservada, y en otros casos la propia incuria de sus propietarios que no se ha preocupado por sus archivos. Desde el último tercio del s. XIX hay que tener en cuenta el desarrollo de las asociaciones de carácter sindical, y por tanto de sus archivos, de interés para el estudio de la historia social. Cabe citar los archivos de asociaciones incluidos en la obra de O. Gállego y P. López sobre la clasificación de los fondos en los Archivos Históricos Provinciales. Son los archivos de asociaciones asistenciales, profesionales y secretas.

De estos tres grandes apartados hay mejor información del primero de ellos debido a que los archivos personales y familiares son los que se encuentran en mayor número en archivos estatales. Del segundo y tercer apartado hay menos datos y es más difícil su conocimiento y consulta. Los archivos privados que han pasado al Estado están depositados en los archivos históricos provinciales y en los archivos generales. [L.C.H.]

[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => creacion-y-conservacion [title] => Creación y conservación ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => linguistica-y-filologia [title] => Lingüística y filología ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => literatura-y-lenguas [title] => Literatura y lenguas ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => derecho [title] => Derecho ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => ciencias-sociales [title] => Ciencias sociales ) [5] => Array ( [sortkey] => [friendly] => historia-y-politica [title] => Historia y política ) ) [links] => Array ( [0] => Array ( [url] => Academia [friendly] => academia ) [1] => Array ( [url] => Academia General Militar [friendly] => academia-general-militar ) [2] => Array ( [url] => Acetato [friendly] => acetato ) [3] => Array ( [url] => Aduanas [friendly] => aduanas ) [4] => Array ( [url] => Agricultura [friendly] => agricultura ) [5] => Array ( [url] => Agustinos [friendly] => agustinos ) [6] => Array ( [url] => Al-Mansur [friendly] => al-mansur ) [7] => Array ( [url] => Albacete [friendly] => albacete ) [8] => Array ( [url] => Albelda [friendly] => albelda ) [9] => Array ( [url] => Alcalá de Henares [friendly] => alcala-de-henares ) [10] => Array ( [url] => Alfonso II [friendly] => alfonso-ii ) [11] => Array ( [url] => Alfonso VIII de Castilla [friendly] => alfonso-viii-de-castilla ) [12] => Array ( [url] => Alfonso X [friendly] => alfonso-x ) [13] => Array ( [url] => Alfonso XI [friendly] => alfonso-xi ) [14] => Array ( [url] => Alfonso XIII [friendly] => alfonso-xiii ) [15] => Array ( [url] => Antiguo Régimen [friendly] => antiguo-regimen ) [16] => Array ( [url] => Aranjuez [friendly] => aranjuez ) [17] => Array ( [url] => Archivum [friendly] => archivum ) [18] => Array ( [url] => Arquitectura [friendly] => arquitectura ) [19] => Array ( [url] => Astorga [friendly] => astorga ) [20] => Array ( [url] => Audiencia [friendly] => audiencia ) [21] => Array ( [url] => Ayuntamiento [friendly] => ayuntamiento ) [22] => Array ( [url] => Banco de España [friendly] => banco-de-espana ) [23] => Array ( [url] => Barbastro [friendly] => barbastro ) [24] => Array ( [url] => Barcelona [friendly] => barcelona ) [25] => Array ( [url] => Benedictinas [friendly] => benedictinas ) [26] => Array ( [url] => Benedictinos [friendly] => benedictinos ) [27] => Array ( [url] => Biblioteca Nacional [friendly] => biblioteca-nacional ) [28] => Array ( [url] => Bofarull [friendly] => bofarull ) [29] => Array ( [url] => Buen Suceso [friendly] => buen-suceso ) [30] => Array ( [url] => Burgo de Osma [friendly] => burgo-de-osma ) [31] => Array ( [url] => Calatayud [friendly] => calatayud ) [32] => Array ( [url] => Cámara de Castilla [friendly] => camara-de-castilla ) [33] => Array ( [url] => Cámara de Comptos [friendly] => camara-de-comptos ) [34] => Array ( [url] => Capellanes [friendly] => capellanes ) [35] => Array ( [url] => Cardenal [friendly] => cardenal ) [36] => Array ( [url] => Carlos III de España [friendly] => carlos-iii-de-espana ) [37] => Array ( [url] => Carlos IV [friendly] => carlos-iv ) [38] => Array ( [url] => Casa Real [friendly] => casa-real ) [39] => Array ( [url] => Castellvell [friendly] => castellvell ) [40] => Array ( [url] => Castillo [friendly] => castillo ) [41] => Array ( [url] => Catedral [friendly] => catedral ) [42] => Array ( [url] => Censura [friendly] => censura ) [43] => Array ( [url] => Ciencia [friendly] => ciencia ) [44] => Array ( [url] => Ciudadela [friendly] => ciudadela ) [45] => Array ( [url] => Colegiata [friendly] => colegiata ) [46] => Array ( [url] => Colegiata de San Isidoro de León [friendly] => colegiata-de-san-isidoro-de-leon ) [47] => Array ( [url] => Colegio [friendly] => colegio ) [48] => Array ( [url] => Comercio [friendly] => comercio ) [49] => Array ( [url] => Comisario [friendly] => comisario ) [50] => Array ( [url] => Compañía Española de Petróleos, S.A. (Cepsa) [friendly] => compania-espanola-de-petroleos-s-a-cepsa ) [51] => Array ( [url] => Comunidad autónoma [friendly] => comunidad-autonoma ) [52] => Array ( [url] => Comunismo [friendly] => comunismo ) [53] => Array ( [url] => Concejo [friendly] => concejo ) [54] => Array ( [url] => Concilio [friendly] => concilio ) [55] => Array ( [url] => Conferencia Episcopal Española [friendly] => conferencia-episcopal-espanola ) [56] => Array ( [url] => Consejo de Aragón [friendly] => consejo-de-aragon ) [57] => Array ( [url] => Consejo de Cruzada [friendly] => consejo-de-cruzada ) [58] => Array ( [url] => Consejo de Estado [friendly] => consejo-de-estado ) [59] => Array ( [url] => Consejo Real [friendly] => consejo-real ) [60] => Array ( [url] => Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) [friendly] => consejo-superior-de-investigaciones-cientificas-csic ) [61] => Array ( [url] => Consumo [friendly] => consumo ) [62] => Array ( [url] => Contrabando [friendly] => contrabando ) [63] => Array ( [url] => Corona de Aragón [friendly] => corona-de-aragon ) [64] => Array ( [url] => Cortes de Cádiz [friendly] => cortes-de-cadiz ) [65] => Array ( [url] => Cortes de Madrid [friendly] => cortes-de-madrid ) [66] => Array ( [url] => Cuarteles [friendly] => cuarteles ) [67] => Array ( [url] => Decretos de Nueva Planta [friendly] => decretos-de-nueva-planta ) [68] => Array ( [url] => Defensa [friendly] => defensa ) [69] => Array ( [url] => Derecho [friendly] => derecho ) [70] => Array ( [url] => Deuda Pública [friendly] => deuda-publica ) [71] => Array ( [url] => Diego Martínez Barrio [friendly] => diego-martinez-barrio ) [72] => Array ( [url] => Diezmo [friendly] => diezmo ) [73] => Array ( [url] => División Azul [friendly] => division-azul ) [74] => Array ( [url] => Ejército del Aire [friendly] => ejercito-del-aire ) [75] => Array ( [url] => Ejército de Tierra [friendly] => ejercito-de-tierra ) [76] => Array ( [url] => El Escorial [friendly] => el-escorial ) [77] => Array ( [url] => El Pardo [friendly] => el-pardo ) [78] => Array ( [url] => Empresa Nacional de Petróleo, S.A. (Enpetrol) [friendly] => empresa-nacional-de-petroleo-s-a-enpetrol ) [79] => Array ( [url] => Enrique Fernando Flórez de Setién y Huidobro [friendly] => enrique-fernando-florez-de-setien-y-huidobro ) [80] => Array ( [url] => Ervigio [friendly] => ervigio ) [81] => Array ( [url] => Escribano [friendly] => escribano ) [82] => Array ( [url] => Escuela Superior de Diplomática [friendly] => escuela-superior-de-diplomatica ) [83] => Array ( [url] => Estancias [friendly] => estancias ) [84] => Array ( [url] => Farmacia [friendly] => farmacia ) [85] => Array ( [url] => Felipe IV [friendly] => felipe-iv ) [86] => Array ( [url] => Felipe V [friendly] => felipe-v ) [87] => Array ( [url] => Fernando VI [friendly] => fernando-vi ) [88] => Array ( [url] => Fernando VII [friendly] => fernando-vii ) [89] => Array ( [url] => Filmoteca Española [friendly] => filmoteca-espanola ) [90] => Array ( [url] => Francia [friendly] => francia ) [91] => Array ( [url] => Franciscanos [friendly] => franciscanos ) [92] => Array ( [url] => Francisco de Mora [friendly] => francisco-de-mora ) [93] => Array ( [url] => Francisco de Saavedra y Sangronis [friendly] => francisco-de-saavedra-y-sangronis ) [94] => Array ( [url] => Francisco de Silos [friendly] => francisco-de-silos ) [95] => Array ( [url] => Francisco Franco Bahamonde [friendly] => francisco-franco-bahamonde ) [96] => Array ( [url] => Francisco Jiménez de Cisneros [friendly] => francisco-jimenez-de-cisneros ) [97] => Array ( [url] => Fructuoso Gelabert i Badiella [friendly] => fructuoso-gelabert-i-badiella ) [98] => Array ( [url] => Fútbol Club Barcelona [friendly] => futbol-club-barcelona ) [99] => Array ( [url] => Galicia [friendly] => galicia ) [100] => Array ( [url] => Girona [friendly] => girona ) [101] => Array ( [url] => Granada [friendly] => granada ) [102] => Array ( [url] => Gran Enciclopedia de España [friendly] => gran-enciclopedia-de-espana ) [103] => Array ( [url] => Guadalajara [friendly] => guadalajara ) [104] => Array ( [url] => Guardia Civil [friendly] => guardia-civil ) [105] => Array ( [url] => Guerra de la Independencia [friendly] => guerra-de-la-independencia ) [106] => Array ( [url] => Hacienda [friendly] => hacienda ) [107] => Array ( [url] => Hacienda Pública [friendly] => hacienda-publica ) [108] => Array ( [url] => Herrera [friendly] => herrera ) [109] => Array ( [url] => Hispania [friendly] => hispania ) [110] => Array ( [url] => Iglesia Católica [friendly] => iglesia-catolica ) [111] => Array ( [url] => Ildefonso [friendly] => ildefonso ) [112] => Array ( [url] => Indias [friendly] => indias ) [113] => Array ( [url] => Industria [friendly] => industria ) [114] => Array ( [url] => Infante [friendly] => infante ) [115] => Array ( [url] => Infantes [friendly] => infantes ) [116] => Array ( [url] => Ingenieros [friendly] => ingenieros ) [117] => Array ( [url] => Inquisición [friendly] => inquisicion ) [118] => Array ( [url] => Instituto Amatller de Arte Hispánico [friendly] => instituto-amatller-de-arte-hispanico ) [119] => Array ( [url] => Intendencia [friendly] => intendencia ) [120] => Array ( [url] => Isaac Peral y Caballero [friendly] => isaac-peral-y-caballero ) [121] => Array ( [url] => Isabel II [friendly] => isabel-ii ) [122] => Array ( [url] => Itinerarios [friendly] => itinerarios ) [123] => Array ( [url] => Jaime I [friendly] => jaime-i ) [124] => Array ( [url] => Jerónimo Zurita [friendly] => jeronimo-zurita ) [125] => Array ( [url] => Joaquín Ruiz-Giménez Cortés [friendly] => joaquin-ruiz-gimenez-cortes ) [126] => Array ( [url] => José I Bonaparte [friendly] => jose-i-bonaparte ) [127] => Array ( [url] => Juan Bautista Muñoz [friendly] => juan-bautista-munoz ) [128] => Array ( [url] => Juan Bravo Murillo [friendly] => juan-bravo-murillo ) [129] => Array ( [url] => Juan Carlos I [friendly] => juan-carlos-i ) [130] => Array ( [url] => Juan de Herrera [friendly] => juan-de-herrera ) [131] => Array ( [url] => Juan de Palafox y Mendoza [friendly] => juan-de-palafox-y-mendoza ) [132] => Array ( [url] => Juan Ramón Jiménez Mantecón [friendly] => juan-ramon-jimenez-mantecon ) [133] => Array ( [url] => Las Palmas [friendly] => las-palmas ) [134] => Array ( [url] => Las Partidas [friendly] => las-partidas ) [135] => Array ( [url] => La Oliva [friendly] => la-oliva ) [136] => Array ( [url] => La Seu d'Urgell [friendly] => la-seu-d-urgell ) [137] => Array ( [url] => Louis Gabriel Suchet [friendly] => louis-gabriel-suchet ) [138] => Array ( [url] => Lucas Cintora [friendly] => lucas-cintora ) [139] => Array ( [url] => Maestre [friendly] => maestre ) [140] => Array ( [url] => Magistratura [friendly] => magistratura ) [141] => Array ( [url] => Mallorca [friendly] => mallorca ) [142] => Array ( [url] => Marruecos [friendly] => marruecos ) [143] => Array ( [url] => Matrimonio [friendly] => matrimonio ) [144] => Array ( [url] => Mayorazgo [friendly] => mayorazgo ) [145] => Array ( [url] => Medicina [friendly] => medicina ) [146] => Array ( [url] => Medinaceli [friendly] => medinaceli ) [147] => Array ( [url] => Medina de Rioseco [friendly] => medina-de-rioseco ) [148] => Array ( [url] => Mercader [friendly] => mercader ) [149] => Array ( [url] => Milicia [friendly] => milicia ) [150] => Array ( [url] => Militar [friendly] => militar ) [151] => Array ( [url] => Millarés [friendly] => millares ) [152] => Array ( [url] => Ministerio [friendly] => ministerio ) [153] => Array ( [url] => Ministerio de Defensa [friendly] => ministerio-de-defensa ) [154] => Array ( [url] => Ministerio de Hacienda [friendly] => ministerio-de-hacienda ) [155] => Array ( [url] => Ministerio de Información y Turismo [friendly] => ministerio-de-informacion-y-turismo ) [156] => Array ( [url] => Ministerio de la Gobernación [friendly] => ministerio-de-la-gobernacion ) [157] => Array ( [url] => Ministerio de Ultramar [friendly] => ministerio-de-ultramar ) [158] => Array ( [url] => Ministro [friendly] => ministro ) [159] => Array ( [url] => Misiones [friendly] => misiones ) [160] => Array ( [url] => Monistrol [friendly] => monistrol ) [161] => Array ( [url] => Montesa [friendly] => montesa ) [162] => Array ( [url] => Montjuich [friendly] => montjuich ) [163] => Array ( [url] => Monumenta [friendly] => monumenta ) [164] => Array ( [url] => Morella [friendly] => morella ) [165] => Array ( [url] => Municipio [friendly] => municipio ) [166] => Array ( [url] => Nobleza [friendly] => nobleza ) [167] => Array ( [url] => Nuestra Señora de Atocha [friendly] => nuestra-senora-de-atocha ) [168] => Array ( [url] => Nueva España [friendly] => nueva-espana ) [169] => Array ( [url] => Obarenes [friendly] => obarenes ) [170] => Array ( [url] => Obras públicas [friendly] => obras-publicas ) [171] => Array ( [url] => Oficios [friendly] => oficios ) [172] => Array ( [url] => Órdenes militares [friendly] => ordenes-militares ) [173] => Array ( [url] => Orden del Santo Sepulcro [friendly] => orden-del-santo-sepulcro ) [174] => Array ( [url] => Orden de Santiago [friendly] => orden-de-santiago ) [175] => Array ( [url] => Orihuela [friendly] => orihuela ) [176] => Array ( [url] => Orreaga [friendly] => orreaga ) [177] => Array ( [url] => Palacio de la Zarzuela [friendly] => palacio-de-la-zarzuela ) [178] => Array ( [url] => Palacio Real de Madrid [friendly] => palacio-real-de-madrid ) [179] => Array ( [url] => Palma de Mallorca [friendly] => palma-de-mallorca ) [180] => Array ( [url] => Parroquia [friendly] => parroquia ) [181] => Array ( [url] => Patronato [friendly] => patronato ) [182] => Array ( [url] => Patronato Real [friendly] => patronato-real ) [183] => Array ( [url] => Pedro Pablo Abarca de Bolea y Ximénez de Urrea, X conde de Aranda [friendly] => pedro-pablo-abarca-de-bolea-y-ximenez-de-urrea-x-conde-de-aranda ) [184] => Array ( [url] => Pergamino [friendly] => pergamino ) [185] => Array ( [url] => Pirineos [friendly] => pirineos ) [186] => Array ( [url] => Portugal [friendly] => portugal ) [187] => Array ( [url] => Princesa [friendly] => princesa ) [188] => Array ( [url] => Priorato [friendly] => priorato ) [189] => Array ( [url] => Propiedad intelectual [friendly] => propiedad-intelectual ) [190] => Array ( [url] => Protección Civil [friendly] => proteccion-civil ) [191] => Array ( [url] => Protonotario [friendly] => protonotario ) [192] => Array ( [url] => Provincia de Ciudad Real [friendly] => provincia-de-ciudad-real ) [193] => Array ( [url] => Puerto Rico [friendly] => puerto-rico ) [194] => Array ( [url] => Radiotelevisión Española (RTVE) [friendly] => radiotelevision-espanola-rtve ) [195] => Array ( [url] => Radio Nacional de España (RNE) [friendly] => radio-nacional-de-espana-rne ) [196] => Array ( [url] => Reconquista [friendly] => reconquista ) [197] => Array ( [url] => Reino de Galicia [friendly] => reino-de-galicia ) [198] => Array ( [url] => Reino de Mallorca [friendly] => reino-de-mallorca ) [199] => Array ( [url] => Reino de Valencia [friendly] => reino-de-valencia ) [200] => Array ( [url] => Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte [friendly] => reino-unido-de-gran-bretana-e-irlanda-del-norte ) [201] => Array ( [url] => Reyes Católicos [friendly] => reyes-catolicos ) [202] => Array ( [url] => Salamanca [friendly] => salamanca ) [203] => Array ( [url] => Santander [friendly] => santander ) [204] => Array ( [url] => Santiago [friendly] => santiago ) [205] => Array ( [url] => Santiago de Chile [friendly] => santiago-de-chile ) [206] => Array ( [url] => Santiago de Compostela [friendly] => santiago-de-compostela ) [207] => Array ( [url] => Santiago Ramón y Cajal [friendly] => santiago-ramon-y-cajal ) [208] => Array ( [url] => Santo Domingo de Silos [friendly] => santo-domingo-de-silos ) [209] => Array ( [url] => San Fernando de Henares [friendly] => san-fernando-de-henares ) [210] => Array ( [url] => San Juan de la Peña [friendly] => san-juan-de-la-pena ) [211] => Array ( [url] => San Millán de la Cogolla [friendly] => san-millan-de-la-cogolla ) [212] => Array ( [url] => Segunda República [friendly] => segunda-republica ) [213] => Array ( [url] => Seminario [friendly] => seminario ) [214] => Array ( [url] => Seminario de Nobles [friendly] => seminario-de-nobles ) [215] => Array ( [url] => Sentmenat [friendly] => sentmenat ) [216] => Array ( [url] => Sidi Ifni [friendly] => sidi-ifni ) [217] => Array ( [url] => Simancas [friendly] => simancas ) [218] => Array ( [url] => Solán de Cabras [friendly] => solan-de-cabras ) [219] => Array ( [url] => Superintendente [friendly] => superintendente ) [220] => Array ( [url] => Tarragona [friendly] => tarragona ) [221] => Array ( [url] => Tenerife [friendly] => tenerife ) [222] => Array ( [url] => Toisón de Oro [friendly] => toison-de-oro ) [223] => Array ( [url] => Tomás Muñoz y Romero [friendly] => tomas-munoz-y-romero ) [224] => Array ( [url] => Tordesillas [friendly] => tordesillas ) [225] => Array ( [url] => Tribunal [friendly] => tribunal ) [226] => Array ( [url] => Tribunal de Cuentas [friendly] => tribunal-de-cuentas ) [227] => Array ( [url] => Tribunal Supremo [friendly] => tribunal-supremo ) [228] => Array ( [url] => Tulebras [friendly] => tulebras ) [229] => Array ( [url] => Ultramar [friendly] => ultramar ) [230] => Array ( [url] => Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) [friendly] => union-de-republicas-socialistas-sovieticas-urss ) [231] => Array ( [url] => Universidad [friendly] => universidad ) [232] => Array ( [url] => Universidad Pontificia de Salamanca [friendly] => universidad-pontificia-de-salamanca ) [233] => Array ( [url] => Valencia [friendly] => valencia ) [234] => Array ( [url] => Valladolid [friendly] => valladolid ) [235] => Array ( [url] => Vernacci [friendly] => vernacci ) [236] => Array ( [url] => Villaviciosa de Odón [friendly] => villaviciosa-de-odon ) [237] => Array ( [url] => Viso del Marqués [friendly] => viso-del-marques ) [238] => Array ( [url] => William Robertson [friendly] => william-robertson ) [239] => Array ( [url] => Zaragoza [friendly] => zaragoza ) [240] => Array ( [url] => Comunidad Autónoma [friendly] => comunidad-autonoma ) [241] => Array ( [url] => Pedro IV [friendly] => pedro-iv ) [242] => Array ( [url] => Obras Públicas [friendly] => obras-publicas ) [243] => Array ( [url] => Propiedad Intelectual [friendly] => propiedad-intelectual ) [244] => Array ( [url] => Enrique IV [friendly] => enrique-iv ) [245] => Array ( [url] => Órdenes Militares [friendly] => ordenes-militares ) [246] => Array ( [url] => Millares [friendly] => millares ) ) [images] => Array ( [0] => Igee_0001_0002_0_img2133.jpg [1] => Igee_0001_0002_0_img2134.jpg [2] => Igee_0001_0002_0_img2135.jpg [3] => Igee_0001_0002_0_img2136.jpg [4] => Igee_0001_0002_0_img2137.jpg [5] => Igee_0001_0002_0_img2138.jpg [6] => Igee_0001_0002_0_img2139.jpg [7] => Igee_0001_0002_0_img2140.jpg [8] => Igee_0001_0002_0_img2141.jpg [9] => Igee_0001_0002_0_img2142.jpg [10] => Igee_0001_0002_0_img2143.jpg ) [externallinks] => Array ( ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Introducción [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 138 [anchor] => Introducci.C3.B3n ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos históricos [number] => 2 [index] => 2 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 9905 [anchor] => Archivos_hist.C3.B3ricos ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos administrativos [number] => 3 [index] => 3 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 10990 [anchor] => Archivos_administrativos ) [3] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos intermedios [number] => 4 [index] => 4 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 11984 [anchor] => Archivos_intermedios ) [4] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Fondos especiales [number] => 5 [index] => 5 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 13196 [anchor] => Fondos_especiales ) [5] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos cinematográficos [number] => 6 [index] => 6 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 13643 [anchor] => Archivos_cinematogr.C3.A1ficos ) [6] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos videofonográficos [number] => 7 [index] => 7 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 15566 [anchor] => Archivos_videofonogr.C3.A1ficos ) [7] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos fotográficos [number] => 8 [index] => 8 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 15994 [anchor] => Archivos_fotogr.C3.A1ficos ) [8] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivo de la Corona de Aragón [number] => 9 [index] => 9 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 17262 [anchor] => Archivo_de_la_Corona_de_Arag.C3.B3n ) [9] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivo del Palacio Real de Madrid [number] => 10 [index] => 10 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 27985 [anchor] => Archivo_del_Palacio_Real_de_Madrid ) [10] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Reinados [number] => 10.1 [index] => 11 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 30063 [anchor] => Reinados ) [11] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Administrativa [number] => 10.2 [index] => 12 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 33005 [anchor] => Administrativa ) [12] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Administraciones patrimoniales [number] => 10.3 [index] => 13 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 35359 [anchor] => Administraciones_patrimoniales ) [13] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Patronatos reales [number] => 10.4 [index] => 14 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 36060 [anchor] => Patronatos_reales ) [14] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Jurídica [number] => 10.5 [index] => 15 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 37350 [anchor] => Jur.C3.ADdica ) [15] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Real Capilla [number] => 10.6 [index] => 16 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 37629 [anchor] => Real_Capilla ) [16] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Reales caballerizas [number] => 10.7 [index] => 17 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 38181 [anchor] => Reales_caballerizas ) [17] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Infante don gabriel [number] => 10.8 [index] => 18 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 38327 [anchor] => Infante_don_gabriel ) [18] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Encomiendas [number] => 10.9 [index] => 19 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 38616 [anchor] => Encomiendas ) [19] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Personal [number] => 10.10 [index] => 20 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 38826 [anchor] => Personal ) [20] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Planos y dibujos [number] => 10.11 [index] => 21 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 38970 [anchor] => Planos_y_dibujos ) [21] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivo General de Administración [number] => 11 [index] => 22 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 39217 [anchor] => Archivo_General_de_Administraci.C3.B3n ) [22] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivo General de Indias [number] => 12 [index] => 23 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 44646 [anchor] => Archivo_General_de_Indias ) [23] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivo General de Navarra [number] => 13 [index] => 24 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 51951 [anchor] => Archivo_General_de_Navarra ) [24] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivo General de Simancas [number] => 14 [index] => 25 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 53876 [anchor] => Archivo_General_de_Simancas ) [25] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivo Histórico Nacional [number] => 15 [index] => 26 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 59617 [anchor] => Archivo_Hist.C3.B3rico_Nacional ) [26] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Fondos [number] => 15.1 [index] => 27 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 66794 [anchor] => Fondos ) [27] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Secciones [number] => 15.2 [index] => 28 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 68561 [anchor] => Secciones ) [28] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos eclesiásticos [number] => 16 [index] => 29 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 76225 [anchor] => Archivos_eclesi.C3.A1sticos ) [29] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos militares [number] => 17 [index] => 30 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 90890 [anchor] => Archivos_militares ) [30] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Ejército de tierra [number] => 17.1 [index] => 31 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 91354 [anchor] => Ej.C3.A9rcito_de_tierra ) [31] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Archivo central del servicio histórico militar [number] => 17.2 [index] => 32 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 93558 [anchor] => Archivo_central_del_servicio_hist.C3.B3rico_militar ) [32] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Armada [number] => 17.3 [index] => 33 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 95489 [anchor] => Armada ) [33] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Aviación [number] => 17.4 [index] => 34 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 97434 [anchor] => Aviaci.C3.B3n ) [34] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Archivo histórico de la guardia civil [number] => 17.5 [index] => 35 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 98860 [anchor] => Archivo_hist.C3.B3rico_de_la_guardia_civil ) [35] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Otros archivos y museos de interés militar [number] => 17.6 [index] => 36 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 99929 [anchor] => Otros_archivos_y_museos_de_inter.C3.A9s_militar ) [36] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos municipales [number] => 18 [index] => 37 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 100825 [anchor] => Archivos_municipales ) [37] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Archivos privados [number] => 19 [index] => 38 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 107725 [anchor] => Archivos_privados ) [38] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Archivos familiares y personales [number] => 19.1 [index] => 39 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 114600 [anchor] => Archivos_familiares_y_personales ) [39] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Archivos económicos [number] => 19.2 [index] => 40 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 115210 [anchor] => Archivos_econ.C3.B3micos ) [40] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Archivos de asociaciones [number] => 19.3 [index] => 41 [fromtitle] => Archivo [byteoffset] => 116149 [anchor] => Archivos_de_asociaciones ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/1/13/Igee_0001_0002_0_img2133.jpg/300px-Igee_0001_0002_0_img2133.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.gee.Archivo.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.62459182739258 [ts5] => 0.80551195144653 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->