Arte Rupestre

Arte rupestre paleolítico

El arte cuaternario o paleolítico es especialmente conocido por las expresiones parietales que se han encontrado en numerosas cuevas de España y Francia. Son famosos en todo el mundo los nombres de Altamira, El Castillo, La Pasiega, Las Monedas, El Pendo, Tito Bustillo, Altxerri, Ekain, Atapuerca, maltravieso, Los Casares, La Pileta, etc., los cuales se encuentran estrechamente vinculados a los franceses de Lascaux, Font de Gaume, Les Combarelles, Rouffignac, Pech-Merle, Cap-Blanc, Niaux, Trois-Freres, Gargas, Chauvet, Cosquer, etc. En todos estos lugares se ha conservado, en las paredes y techos de las cuevas, una larga serie de imágenes que se engloban habitualmente bajo la denominación genérica de “arte rupestre”. Se trata de la obra de comunidades o pueblos, de economía cazadora recolectora, que habitaron en los territorios de la Europa occidental durante el Paleolítico Superior. Tales manifestaciones se caracterizan por mostrar una temática compleja, unas formas de expresión que van desde el realismo naturalista hasta las concepciones más abstractas, con formas geométricas, y un contenido altamente ritualizado, sagrado y simbólico.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información