Generación del 50

La definitiva renovación de la lírica de postguerra fue emprendida en la década de 1950 por un grupo de jóvenes poetas que, ajenos a la estética oficial todavía dominante, tampoco mostraban una especial vinculación con la literatura española anterior a la Guerra Civil o realizada en el exilio. Las primeras referencias críticas de la nueva generación aparecieron en Veinte años de poesía española. Antología. 1939-1959 (1962) de José M. Castellet y en la Antología de la nueva poesía española (1968) de José Batlló. Al cambio de trayectoria contribuyeron decisivamente las obras Áspero mundo (1956) de Ángel González (1925), Las adivinaciones (1952) de José M. Caballero Bonald (1926), Nuestra elegía (1950) de Alfonso Costafreda (1926-1974), Hombre de Dios (1945) de José M. Valverde (1926), Las aguas reiteradas (1952) y Metropolitano (1957) de Carlos Barral (1928-1989), El retorno (1955) de José Agustín Goytisolo (1928), Según sentencia del tiempo (1953) de Jaime...

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información