La Sierra de Córdoba

Introducción

Dentro de su variada topografía se diferencian tres importantes unidades estructurales: las alineaciones montañosas con una alt. de 700 a 900 m, que presentan sus máximas elevaciones en el centro comarcal, los pequeños llanos con una alt. media de 500 a 600 m originados por la acción erosiva y el hundimiento de los macizos, los encajados valles fluviales excavados entre las sierras y la llanura aluvial que se inicia al S. y que conforma el sector de contacto de la sierra cordobesa con el valle del Guadalquivir. El entramado montañoso, con una orientación NO.-E.-SE., está formado por las sierras de Cascajoso, Cambrón (756 m de alt.), Castillejo y Grana, en el extremo N. de la com.; de la Aguja, Marianta, de Los Santos, en el interfluvio Guadiato-Bembézar, en el centro de la com., y de los Puntales (775 m), al E., todas ellas con alt. en torno a los 800 m, con cumbres redondeadas y planas debido al arrasamiento de la acción erosiva que originó la aparición de los materiales metamórficos y granitos. Entre estas elevaciones se extienden pequeñas llanuras que alteran el relieve montañoso. Constituye un importante núcleo de dispersión fluvial donde la accidentada topografía ha obligado al fuerte encajamiento de los ríos con estrechos valles excavados en los sectores más blandos del terreno, en las zonas de fracturas o fallas y siguiendo la orientación de las sierras hacia el fondo del valle del Guadalquivir, donde la planitud del terreno y la inclinación hacia el O. altera el rumbo NO.-SE. de sus cauces por el de NE.-SO.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información