Manierismo

Introducción

Antes bien, sin dejar de desarrollarse en paralelo temporal con aquél, al primar la interpretación personal del artista frente a la rígida normalización clásica, es el más claro reflejo de un momento de crisis e inquietudes de todo orden, desde las religiosas y sociales hasta los culturales. De ahí que, mientras la Corte se mantuvo fiel a los lenguajes clasicistas, la estética manierista arraigó pronto en varios sectores de la sociedad hispana y hasta en la propia Iglesia, que, un tanto convulsa tras la polémica luterana, encontró en el nuevo estilo un excelente instrumento para acometer la lucha contrarreformista.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información