Muralla

Muralla del poblado ibérico de Cabezo de San Antonio (Calaceite, Teruel), ss. III-II. Pared fortificada para la defensa y protección de una localidad, una fortaleza, un monasterio, un campamento o un territorio (v. fortificación). No en todas las ocasiones la muralla de una c ciñe a ésta por completo, ya que puede defender solamente uno de sus frentes, tal como sucede en el recinto romano de Olèrdola (Barcelona), que en sus otros tres lados está protegido por grandes cortados naturales. Tampoco es imprescindible que la muralla que protege un lugar posea torreones defensivos, puesto que puede carecer de ellos como ocurre en el recinto del s. X de Mira-Ues (Barcelona). No es preciso tampoco que una muralla, para poder ser considerada como tal, tenga un carácter permanente, ya que puede estar levantada con técnicas muy diferentes, como la simple acumulación de árboles, la construcción de terraplenes y fosos de tierra, o el empleo exclusivo de empalizadas de madera...

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información